sábado, 17 de julio de 2010

Seminario de Doctorado: "Estrategias de la clase obrera argentina en la primera mitad de la década de 1930"


Seminario de Doctorado: "Estrategias de la clase obrera argentina en la primera mitad de la década de 1930"



Profesor: Prof. Dr. Iñigo Carreras

Área: Historia Argentina, Historia Social y Cultural, Historia Política

Carga horaria: 36 horas
Inicio: 5 de agosto
Día y horario: jueves de 9 a 13 hs

Aula: 14 del 5to. piso

Informes e inscripción: Puan 430, 12 a 18 horas.

Tel. 4433-5925 / 4432-0606, interno 105. E-mail: posgrado@filo.uba.ar





FUNDAMENTOS





El análisis de procesos históricos plantea al historiador, entre otros, los problemas referidos a cómo describir, medir y conceptualizar los procesos de génesis, formación y desarrollo de las clases sociales. En las sociedades capitalistas, esos problemas remiten a las clases sociales fundamentales de ese modo productivo: la clase capitalista y la clase obrera. En lo que respecta a esta última, en particular, la descripción y análisis de esos procesos de génesis, formación y desarrollo presentan problemas específicos, que comparte con las llamadas “clases subalternas”, es decir, explotadas y oprimidas y, por tanto, obstaculizadas sistemáticamente en su intento por conocer su propia historia.

En Argentina, el desarrollo del capitalismo desde el último tercio del siglo XIX tuvo como condición, y a la vez como resultado, la existencia de una masa de trabajadores disponibles para su inserción en las relaciones salariales. Masa que tempranamente se organizó sindical y políticamente dando lugar al surgimiento de un movimiento obrero que, desde el comienzo del siglo siguiente, fue uno de los protagonistas de los procesos políticos desarrollados en el país. Y si bien ese protagonismo recién alcanzaría su pleno desarrollo en la década de 1940, es en las décadas anteriores cuando va constituyéndose.

Sin embargo, la reconstrucción de los procesos históricos en los que la clase obrera argentina ha tenido un lugar relevante han sido descuidados por la historiografía académica, y en particular en lo que hace a las décadas de 1920 y 1930. Esa historiografía ha tendido, o bien a ignorar directamente la existencia de la clase obrera o bien a diluirla en el impreciso término de “sectores populares”, negando, a la vez, las luchas protagonizadas por la clase obrera en esas décadas. Especialmente ignorada, tanto por las historias escritas desde la militancia sindical como desde el mundo académico, ha sido la primera mitad de la década de 1930, en que buena parte de la lucha obrera debió desarrollarse en condiciones de ilegalidad.

Sin embargo, es en ese momento en que pueden observarse con nitidez la existencia de dos estrategias diferentes dentro de la clase obrera argentina: una estrategia mayoritaria, que, bastante antes del surgimiento del peronismo, tenía como meta ocupar un lugar en el sistema institucional político, transformándolo pero sin modificar su carácter capitalista (aunque lo planteara en sus discursos), y otra estrategia, minoritaria pero presente con fuerza en los enfrentamientos, que tenía como meta revolucionar, transformar de raíz, la sociedad argentina.

Conocer científicamente este aspecto de la realidad social (la protesta y la lucha de los obreros, las alianzas que en esas luchas se establecieron con fracciones de otras clases sociales, el significado que en términos de la constitución de esa clase social tuvieron determinados enfrentamientos sociales) requiere del conocimiento de instrumentos teórico – metodológicos construidos por la ciencia social (en particular la historia) en el análisis de hechos y procesos de enfrentamientos sociales. Ello resulta fundamental desde una perspectiva que, utilizando los instrumentos de análisis brindados por el conocimiento científico universal enfatice su uso y los desarrolle en nuestro contexto temporal y espacial específico. Esto requiere de una perspectiva que no se limite a señalar algunas de las causas inmediatas sino que vincule los enfrentamientos sociales con el movimiento general de la sociedad, estableciendo, al mismo tiempo, distinciones entre las distintas formas que toman.

El conocimiento del instrumental teórico – metodológico requiere también de la observación de su aplicación en el análisis de procesos históricos contemporáneos específicos.




No hay comentarios.: