Mostrando las entradas con la etiqueta Golpes de Estado. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Golpes de Estado. Mostrar todas las entradas

domingo, 4 de diciembre de 2011

Compañeros y compañeras, les hacemos llegar este petitorio contra la asunción de Raúl Magallanes, integrante de la policía genocida de Camps y Etchecolatz, quien pretende asumir como Consejero Escolar en zona sur




Boletín Electrónico de noticias y actividades de la AEDD nro 890
Asociación de ex Detenidos Desaparecidos
Buenos Aires, Argentina



No a la asunción de Raúl Magallanes


Compañeros y compañeras, les hacemos llegar este petitorio contra la asunción de Raúl Magallanes, integrante de la policía genocida de Camps y Etchecolatz, quien pretende asumir como Consejero Escolar en zona sur.


Les pedimos que envíen sus adhesiones al correo: magallanesnoasume@yahoo.com.ar

Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos

Reenviamos correo de los compañer@s de CADEP:

En adjunto, el petitorio para juntar firmas entre trabajadores/as, vecinos/as, organizaciones de DDHH, sindicales, sociales, culturales y políticas.

Lomas de Zamora, 2/12/11

El pretendido ingreso al Consejo Escolar de Raúl Magallanes, ex-miembro de la policía de Camps y Etchecolatz que revistó en Lomas de Zamora en la época más dura del Terrorismo de Estado, genera en la comunidad educativa y otros sectores de la sociedad local profunda preocupación y repudio. El jueves 1ro. de diciembre se realizó una nueva reunión en la que gremios vinculados al quehacer escolar y una importante cantidad de vecinos, personalidades y organizaciones sociales, sindicales, culturales y políticas, decidieron realizar una campaña de actividades para plantear esta situación al conjunto de la sociedad y a la autoridades legislativas y ejecutivas locales, provinciales y nacionales.

Las Cartas Documento intimatorias que Magallanes acaba de cursar a varios dirigentes de ATE Sur, no han hecho más que redoblar las adhesiones a la campaña, entre las que se cuentan el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, varias Madres de Plaza de Mayo, diversos organismos de Derechos Humanos y diputados nacionales y provinciales.

Para ampliar información y sumar adhesiones:
magallanesnoasume@yahoo.com.ar
SUTEBA-Lomas: Rubén Ciuró, 15-4160-7225
ATE Sur-Lomas: Nora Quercia, 15-3605-5579 / Susana Ancarola, 15-3605-5576
No a la asunción de Raúl Magallanes
El 10 de diciembre debería asumir como Consejero Escolar de Lomas de Zamora, Raúl Magallanes, quien fuera electo al integrar las listas del FPV.
Este hecho, es rechazado por los trabajadores de la educación y la comunidad educativa y por un amplio abanico de organizaciones, legisladores y personalidades del campo sindical, social, político y de los DDHH, tanto a nivel local como nacional.
Es que Magallanes, durante toda la última dictadura, ha formado parte de la policía bonaerense dirigida por los genocidas Camps y Etchecolatz.
Razón más que suficiente, para cualquiera que conoce como ha funcionado el terrorismo de estado y defiende las libertades democráticas, para que no ocupe ningún cargo público.
Pero hay más: en 2004, Magallanes como Jefe de Seguridad del Intendente Rossi, puso en funciones como custodios del Palacio Municipal a por lo menos cuatro policías retirados denunciados ante la ex Conadep como represores de la dictadura: Gerónimo Balmaceda, Juan Rivadeneira, Jorge Alberto Verdún y Manuel Moreno, a quienes propuso para integrar un nuevo “cuerpo de Seguridad Municipal”. (Página 12 – 21/3/2004: “Los nuevos parapoliciales”.



En 2006, seguía siendo Subsecretario de Seguridad municipal. En un confuso hecho policial ocurrido en el Palacio Municipal bajo su custodia, una persona entró por la ventana al despacho de la Concejal Lorences y se la dejó ir sin registrar identidad ni domicilio. Magallanes fue acusado de relativizar la denuncia y fichar a los denunciantes, por Gabriel Mariotto, quien era y es Subsecretario de Medios de la Nación. Este, en una amplia nota publicada el 6/7/2006 por el periódico Info Región, dijo textualmente que “Rossi ya tiene su Lopez Rega” (...) “Magallanes está siendo un Lopez Rega o un Prellezo de Rossi” (...) “este ex comisario haciendo política es lo más parecido a Patti que tiene Rossi” y acusándolo de ser el “...responsable de todos los aprietes que puedan recibir los concejales y militantes del Frente para la Victoria lomense”, afirmó: “A mí me hace acordar al año 1975, a la policía de Lopez Rega . Pobre democracia si esta es la gente que el intendente Rossi pone para cuidar a los actores políticos del distrito”. Semejantes afirmaciones de quien acaba de ser electo vicegobernador, nos eximen de todo comentario.



En defensa de las libertades democráticas, los abajo firmantes, exhortamos a las Secretarías de Derechos Humanos de la Nación, de la Provincia de Buenos Aires y de la Municipalidad de Lomas de Zamora; al Intendente Insaurralde, al Concejo Deliberante, a los Consejeros Escolares; al vicegobernador electo Mariotto, al gobernador Scioli, a la Presidenta Cristina Fernández; a los legisladores provinciales y nacionales; a los miembros del Poder Judicial:
- Que Raúl Magallanes no asuma el 10/12 como Consejero Escolar.
- Que no ejerza más función o cargo político alguno.



- Que se investigue profundamente su actuación, antes, durante y después de la dictadura, especialmente en su desempeño como funcionario policial a las órdenes de Camps y Etchecolatz y como Subsecretario de Seguridad Municipal del ex intendente Rossi.


Nombre y Apellido
Organización
Firma




Hasta el momento ya han expresado su adhesión:

DDHH: Adolfo Perez Esquivel, Premio Nobel de la Paz - Asoc. de ex Detenidos-Desaparecidos - CADEP – CEPRODH - CORREPI - Sara Peretti, Madre de Plaza de Mayo Lomas de Zamora - María Esther Tello, Madre de Plaza de Mayo - Espen, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora - Herman Schiller – Unión por los Derechos Humanos de La Plata: Cristina Gioglio, María Laura Bretal, Patricia Chabat - Carla Lacorte, miembro del Ceprodh, víctima del gatillo fácil de la bonaerense - Comité argentino por la libertad de los 5



Representaciones gremiales: Ricardo Peidró, Sec. Gral. Adjunto CTA Nacional y Sec. Gral. AAPM - AAPM Seccional GBA Sudoeste - AMET Lomas de Zamora - ATE Consejo Directivo Provincia de Bs As - ATE Seccional A. Brown/ Pte. Perón - ATE Seccional GBA Sur/ Lomas – ATE Seccional Mercedes - SITRAIC Lomas – SITRAIC Capital - SUTEBA Seccional Lomas de Zamora: Roberto Vinuesa, Secretario General Adjunto; Rubén Ciuró, Secretario Administrativo; Cristina Pastoriza, Vocal Titular. – UDEMUSICOS - ATE J.I. Hosp. De Moreno - ATE J.I. Hosp. Garrahan, Gustavo Lerer - C.I. Frigorífico Rioplatense, Carlos Serrizuela - Alicia Navarro Palacio, Secretaria Derechos Humanos ADEMyS/Lista Marrón
Horacio Piemonte, Diputado Nacional ARI-CC
Eduardo G. Macaluse, Diputado Nacional Unidad Popular - Frente Amplio Progresista
Graciela Iturraspe, Diputada Nacional Unidad Popular - Frente Amplio Progresista
Claudio Lozano, Diputado Nacional Unidad Popular - Frente Amplio Progresista
Liliana Parada, Diptada Nacional Unidad Popular - Frente Amplio Progresista
Verónica Benas, Diputada Nacional Unidad Popular - Frente Amplio Progresista
Víctor De Genaro, Diputado Nacional Electo Unidad Popular - Frente Amplio Progresista
Antonio Riestra, Diputado Nacional Electo Unidad Popular - Frente Amplio Progresista
Natalia Gradoschi, Diputada Provincia Bs As ARI-CC
Rita Liempe, Diputada Provincial electa Unidad Popular - 
Raúl Godoy, obrero de Zanón, diputado provincial electo (Neuquén)
Aníbal de la Vega-Integrante de la Asociación de Ex Presos Políticos-La Rioja

Agrup. Estatales: Víctor Choque Prov. Bs. As. - 1° de mayo – Estatales en lucha – Estatales en marcha - Tribuna estatal

Agrup. Docentes: Hacha y Tiza – Tribuna docente – Colectivo Unite – Carlos Fuentealba Lomas - Trabajadores docentes de base, Lista Roja – 4 de abril, lista Bermellón, suteba Lomas – Lista verde, suteba Tigre - Avanzada Educativa – Corriente 9 de abril, Lista Marrón suteba


Agrup Barrial Víctor Choque – Biblioteca 20 de diciembre, Ing. Budge - Foro Hídrico Lomas – Fundación Che Pibe – Bloque Piquetero Nacional - Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas – Corriente de Trabajadores 19 de diciembre – CTD Aníbal Verón - CUBa/MTR en la COI – Espacio Amplio CTA Lomas - Encuentro Sindical Clasista y de Base – La Fragua/ FPDS - Lista Bordó desde las Bases/ Ferrocarril Roca - MOSSOL Lomas - MTR La Dignidad - Periódico Sindical El Mortero – – Programa Leña al fuego - Trabajadores de base -

Tendencia Universitaria 29 de mayo 

Agrup. Capuano Martínez en el Frente para la Victoria - Agrup. Claudia María Falcone La Plata – Grupo de Trabajadores Revolucionarios - Colectivo Avanzar – Convergencia Socialista – Izquierda Socialista – nuevo MAS – MIR – Opinión Socialista – Partido ARI/CC: Julio Gutiérrez y Rosendo Pedernera, Concejales de Lomas - Proyecto Sur – PO – PR(ML) - PSTU – PTS - Quebracho 

Patricia Rodríguez, docente, investigadora sobre DDHH
Héctor Marrese, docente, ex Director Instituto Lomas
Cristian Jonatan Caracoche, docente UNLZ-FCS, Bachillerato Popular "El Galpón Cultural", Claypole, UCES


Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo
"Los derechos humanos son los derechos que tiene el pueblo a hacer la revolución"
León "Toto" Zimerman
******************************************************************************************************************************************************************
EQUIPO PORTAL WEB AEDD: 
LIDIA FRANK-GUSTAVO CARBONELL
Los invitamos a visitar nuestro sitio web:

Para subscribirse enviar correo electrónico a la dirección


Leer más...

domingo, 15 de mayo de 2011

“Los juicios por crímenes de lesa humanidad en la Argentina: Estado de situación, preguntas y desafíos.




Viernes 20 de mayo, entre 16 y 19 hs., en el auditorio del IDES,
Aráoz 2838, Ciudad Autónoma de Buenos Aires


Organiza: Núcleo de Estudios sobre Memoria / IDES


Invitamos a uds. a una reunión abierta e informativa dirigida a investigadores/as, doctorandos/as, becarios/as, y docentes interesados en la situación actual de los juicios por crímenes de lesa humanidad en Argentina.




Participan:


Valeria Barbuto, antropóloga. Directora del Área de Investigación del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). Integra el Proyecto UBACyT “Antropología política y jurídica de las burocracias penales y tutelares”. Investiga en temas de memorias colectivas sobre el terrorismo de Estado, políticas de reparación a las víctimas, procesos de verdad y de justicia sobre graves violaciones a los derechos humanos, y en abordajes de estos problemas desde la perspectiva de género.


Lorena Balardini, licenciada en Sociología, investigadora en el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) como responsable de proyectos y de bases de datos. Asesora académica de la Universidad de Butler (EE.UU) en Argentina. En el marco de sus tareas de investigación, transfirió capacidades en diseño de bases de datos de procesos de justicia transicional en Chile y Perú.


Fernando Aguinaga, licenciado en Periodismo, editor de la Agencia de Noticias NA. Cubre los juicios de lesa humanidad para la Agencia de Noticias France Presse. Fue jefe de noticias del Diario “Sur” y secretario de redacción del “Diario Judicial”.


Alejandra Dandan, periodista de Página/12, autora de “Los Juarez. Terror, corrupción y caudillos en la política argentina” y de “Joe Baxter, del nazismo a la extrema izquierda: la historia secreta de un guerrillero”. Coordinadora de la clínica periodística y editora de la revista “El Teje” del Centro Cultural Rojas.






Los/as esperamos.



Saludos cordiales,




Núcleo de Estudios sobre Memoria /
Instituto de Desarrollo Económico y Social


Coordinación académica: Claudia Feld
Grupo consultor académico: Máximo Badaró, Emilio Crenzel, Elizabeth Jelin, Susana Kaufman, Federico Lorenz, Laura Mombello, Rossana Nofal.



ENTRADA LIBRE Y GRATUITA


Leer más...

sábado, 26 de marzo de 2011

EN EL COLEGIO ZONA OESTE NEGARON HABER CENSURADO UN MURAL PERO LOS ESTUDIANTES LO CONFIRMAN



EN EL COLEGIO ZONA OESTE NEGARON HABER CENSURADO UN MURAL PERO LOS ESTUDIANTES LO CONFIRMAN.

Todo está clavado en la memoria

 Ir al enlace


Tanto el director del establecimiento como el Centro de Estudiantes ratificaron a este diario que les prohibieron poner las palabras "Nunca Más", "Treinta mil desaparecidos" y los pañuelos de las Madres en un mural por la memoria.




Por Lorena Panzerini

Para la presidenta del Centro de Estudiantes del colegio Zona Oeste, Cecilia Charrieri, la "censura" que sufrieron por parte de la Comisión Directiva de la institución fue "como volver el tiempo atrás". La adolescente lamentó la situación "en plena democracia" y aseguró que "causó dolor" al cuerpo de alumnos que realizaría su primera acción como centro de estudiantes. Si bien los docentes de la cooperadora, que "se negaron a un mural donde los chicos se expresaran libremente", salieron a desmentir la prohibición, Charrieri aseguró a Rosario/12 que "no permitieron la frase `nunca más', ni el dibujo de pañuelos de las madres, porque dicen que son imágenes políticas". Pese a la "censura", los chicos pintarán su mural frente al colegio, y realizarán otras dos pintadas "impuestas por la comisión directiva", dentro del establecimiento. Hasta ayer a la tarde, el Ministerio de Educación "todavía no" se había comunicado con los directivos del colegio.

Luego que anteayer el director de la institución privada de Santa Fe y Sucre, Arístides Alvarez, denunciara públicamente la "censura" de parte de la Comisión Directiva del establecimiento a las actividades planeadas por el centro de estudiantes para conmemorar el Día de la Memoria, ayer la presidenta de la asociación cooperadora, Ana Tabares, salió a desmentir las declaraciones. "Los actos del miércoles se realizaron normalmente y duraron como dos horas", aseguró.

Sin embargo, esquivó la consulta de este diario sobre si finalmente los chicos podrán escribir la frase "nunca más" y nombrar a los 30 mil desaparecidos en el mural que pintarán el lunes. "En ningún momento nos negamos, simplemente dimos una opinión para que sea tenida en cuenta. No estamos en contra de la situación, estamos de acuerdo en repudiar esos actos que sucedieron en ese momento, pero tenemos que tener en cuenta la imagen de la escuela, que es plural y nunca hubo ideologías de ningún tipo. Hay que pensar en la diversidad de alumnos que tenemos", dijo.

En una nota que se envió al Ministerio de Educación, la Comisión Directiva intentó aclarar la situación. "Sabemos que todo pasado está sujeto a controversias. En las luchas por la memoria intervienen diferentes sectores sociales que, de acuerdo a sus saberes, sus intereses y sus experiencias, sostienen una visión sobre el pasado y a partir de ahí construyen sus posiciones, que pueden diferir e incluso ser contrapuestas y estar en pugna entre sí", consideraron.

Tal y como expresaron tanto el director del colegio como los alumnos, la comisión directiva reconoció su influencia en la idea gráfica de los estudiantes para el mural. "La pintada no se llevó a cabo por las inclemencias del tiempo y sólo se pidió sepa la comunidad de nuestra escuela qué se iba a pintar, pues la escuela representa la identidad colectiva, por lo que propusimos se incluyan los conceptos de democracia, libertar y paz". Sin embargo, Charrieri dijo: "No nos dejaron expresarnos libremente porque el director ya había aprobado la pintada, y cuando se enteró la comisión directiva llamó a reunión".

"Me pidieron que mostrara los dibujos y nos dijeron directamente que no y comenzaron a tachar frases", detalló la estudiante. Según comentó, lo primero que negaron los docentes fue la frase "nunca más". "Nos dijeron que no era justa para el mensaje que nosotros queríamos transmitir, y cuando tacharon la leyenda `ni olvido ni perdón: Justicia', una profesora cuestionó la palabra perdón, preguntando quiénes éramos nosotros para perdonar. No lo podíamos creer". Además, dijo que "censuraron el dibujo de un pañuelo de las madres que se transforma en una paloma, acompañado de la frase `30 mil motivos. Tenemos memoria, tenemos futuro'; porque dijeron que el pañuelo no representaba la fecha y que era muy político". A cambio, "pidieron que el mural tenga palomas y que aparezca la palabra paz, cuando lo que menos hubo el 24 de marzo del '76 fue paz", se quejó la estudiante.

Leer más...

viernes, 25 de marzo de 2011

Rosario: El director del colegio privado Zona Oeste, Arístides Alvarez, denunció "censura" de la Comisión Directiva del establecimiento hacia los estudiantes, en las actividades por el Día de la Memoria



POLEMICA POR MURAL ESCOLAR

"Hubo censura"



Por Lorena Panzerini


El director del colegio privado Zona Oeste, Arístides Alvarez, denunció "censura" de la Comisión Directiva del establecimiento hacia los estudiantes, en las actividades por el Día de la Memoria. "Se pretendió censurar a mis alumnos prohibiéndoles pintar pañuelos blancos y leyendas como `nunca más'", en un mural conmemorativo al 24 de marzo. Alvarez calificó el hecho como "lamentable y doloroso", y aseguró a Rosario/12 que de continuar ese pensamiento de "un grupo menor de antiguos docentes" de la institución de Santa Fe y Sucre, estos serán "denunciados" ante el Ministerio de Educación provincial y la Secretaría de Derechos Humanos. "Nunca más es una frase emblemática. No se puede negar lo que pasó hace 35 años", dijo. Además, consideró que la actitud de los profesores tiene que ver con "el miedo que se sembró en aquella época; miedo a hablar del tema". El director de Enseñanza Privada provincial, Germán Falo, se anotició ayer sobre la situación, y aseguró que averiguará si realmente se trató de una censura.

Según indicó Alvarez en el programa Otra Vuelta, de Radio Nacional, las frases que se prohibieron fueron varias: "30 mil desaparecidos"; "nunca más", "pañuelos blancos de las Madres"; "ni olvido ni perdón. Justicia y verdad"; pero a cambio los chicos podían dibujar palomas y escribir "paz".

"No tengo ninguna noticia de esto. Me sorprende", dijo Falo ante la consulta de este diario. Aseguró que anteanoche recibió un correo del director que agradecía el saludo enviado por el Ministerio, que fue leído en el acto de anteayer en la escuela, pero "nada" sobre una censura. De todos modos, aseguró: "Tomaremos cartas en el asunto".

Alvarez indicó ayer que el mural será pintado recién el lunes, pero que "no" se usarán las frases que propusieron los chicos del centro de estudiantes. "Pintaremos el pañuelo de la madre Herminia Severini, que participó de los actos de la escuela esta semana, aunque esta gente (los docentes de Comisión Directiva) no esté de acuerdo", dijo. Además, se manifestó "con mucho dolor", porque "la censura a los jóvenes proviene de compañeros docentes, que deberían ser los primeros en permitir que los chicos se expresen libremente, permitir que reflexionen, participen y militen activamente".

Si bien el docente estuvo a favor de contar la situación a la sociedad, aclaró que "afortunadamente, se trata de un grupo menor de docentes, que son los de más antigüedad. Creen que la escuela es de ellos y tienen estas actitudes que son increíbles todavía al día de hoy".

Sobre la posibilidad de que se tomen medidas a partir de la posición de los profesores, el directivo indicó que en una reunión con la Comisión Directiva, les advirtió: "Si mantienen esa postura de censura voy a denunciar el hecho al Ministerio de Educación y a la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia".

Alvarez reflexionó sobre el hecho que le tocó de cerca: "Me duele mucho como docente y como militante. Es una censura incomprensible, que se practica sin argumentos sostenibles y válidos sobre algo tan sensible, algo tan incuestionable como fue el Terrorismo de Estado, que desde 1976 a 1983 dominó al país. Se pretendió censurar a mis alumnos, que harían su primera movida como centro de estudiantes, con un acto en la calle y una pintada de pañuelos en un mural. Pero del dolor se sacan las fuerzas cuando se tiene la convicción de que se está trabajando en la búsqueda de la verdad y la memoria colectiva aunque ésta genere desavenencias, controversias y opiniones contrapuestas que sin dudas debemos debatir pero nunca negar".

Para Alvarez, la actitud "lamentable" de los docentes de la Comisión Directiva del colegio tiene que ver con "el miedo". "Miedo a hablar del tema, porque el daño que nos hicieron durante la dictadura a todos, y a los docentes más todavía, sembró un miedo que perdura. En otros casos es desconocimiento", consideró, y desestimó la posibilidad de que se trate de una aprobación a los hechos de la época del proceso. "Puede haber algunos casos de quienes tengan parientes militares, pero son muy pocos". Al mismo tiempo, lamentó: "Negar que hubo 30 mil desaparecidos es terrible. Hay que reflexionar y tomar el tema sin miedos".

Ir al enlace
Leer más...

jueves, 24 de marzo de 2011

Hacer memoria: un desafío educativo



Hacer memoria: un desafío educativo



Por Washington Uranga

 Ir al enlace



A medida que el tiempo nos aleja del momento en el que ocurrieron los hechos, se hace más necesario –imprescindible– trabajar la memoria como una propuesta reflexiva que permita a la sociedad la construcción adecuada de una representación y de un imaginario sobre aquellos acontecimientos que consideramos significativos, trascendentes para la comunidad en la cual vivimos. Y esto debe hacerse de manera colectiva –porque nos referimos a hechos históricos que involucran e inciden en la experiencia también colectiva– y, al mismo tiempo, con la creatividad necesaria para que la narración de lo sucedido genere sentido en quienes no participaron de manera vivencial en los hechos relatados.

¿Qué significa para los jóvenes de hoy el recuerdo de la dictadura? O, dicho de otra manera: ¿Cómo transformar la memoria en aprendizaje colectivo, en densidad de saberes que cimienten la práctica política, social y cultural de los actores contemporáneos?

Cada año que transcurre desde el nefasto acontecimiento que instaló la dictadura militar en 1976, se convierte para quienes fuimos testigos y víctimas de aquel hecho en un desafío que, siendo político, se transforma en educativo. Porque hacer memoria es mucho más que narrar los hechos o transmitir las sensaciones que esos acontecimientos produjeron en quienes estuvieron involucrados en los mismos.

Los relatos están sujetos a la perspectiva de quien enuncia. Y para transformarse en aprendizaje requieren de un proceso de debate y apropiación colectiva. Las sensaciones son únicas, imposibles de transmitir. Pueden ser comprendidas, valoradas, pero nunca suscitarán en los nuevos actores vivencias similares a las experimentadas por los actores originales.

Recordar debe entenderse como la elaboración de una trama que permite recrear con otros, distintos y diversos en recorridos, en edad y en experiencias. Esa tarea de recreación tiene por finalidad configurar nuevas formas de relaciones en el presente, partiendo de la memoria pero dando lugar a un nuevo relato, que es resignificación del pasado en tensión con el presente. La memoria sólo está viva cuando se puede dialogar con otros sobre ella. Y ésta es la única manera de que haya sentido para las generaciones que no vivieron aquellos acontecimientos que estamos rememorando.

Este proceso es lo que nos convoca permanentemente a hacer de la memoria un desafío educativo que permita, a partir del diálogo con los más jóvenes, transformar la narración en acervo cultural, suma de criterios y valores para afrontar la cotidianidad presente. Abrir la ventana para asomarnos al pasado sólo tiene sentido si se apunta a generar acciones transformadoras en el presente, buscando nuevos horizontes y proyecciones hacia el futuro, organizando criterios de reflexión y acción a través de la apropiación colectiva de la historia.

Este desafío educativo requiere hoy también de la producción de bienes culturales que, con la misma creatividad, respondan a la estética y a la tecnología de la comunicación contemporánea. Documentar la memoria de lo ocurrido en la dictadura requiere hoy, como todo hecho cultural, incursionar con audacia y creatividad en diversidad de estilos y formas. De lo contrario se convertirá en un ejercicio estéril, inútil y carente de sentido para las generaciones que no vivieron ese momento.

Leer más...

sábado, 9 de octubre de 2010

Apuntes sobre la formación del movimiento estudiantil argentino (1943-1973)



Apuntes sobre la formación del movimiento estudiantil argentino (1943-1973)
Autores: Pablo Buchbinder / Juan Sebastián Califa / Erica Yuszczyk /Natalia Vega / Mariano Millán / Pablo Bonavena
Compiladores: Pablo Buchbinder, Juan Sebastián Califa y Mariano Millán
Colección: CRÍTICA




 

Desde Final Abierto presentamos este libro sobre el desarrollo del movimiento estudiantil en la Argentina desde 1943 a 1973, período en el que emergieron distintos proyectos radicales de transformación social en nuestro país y en todo el mundo. Al pensar en estas décadas y problemáticas aparecen los años ‘60, donde proliferaron múltiples expresiones de activismo juvenil y estudiantil a escala planetaria. La compilación recorre un período de 30 años de historia de la militancia universitaria a través de estudios de caso de algunas ciudades del país.

¿Qué rol tuvieron los estudiantes en la conformación de la política argentina de aquellos años? ¿Cómo se organizaban esos estudiantes? ¿Cuáles eran los ejes que articulaban sus organizaciones? ¿Contra y junto a quiénes luchaban? ¿Qué papel tuvieron los procesos sociales de la posguerra en la conformación del movimiento estudiantil argentino? ¿Por qué, cuándo y de qué maneras se radicalizaron los estudiantes en nuestro país? Intentar responder estas preguntas busca ser un aporte para superar el desconocimiento en torno a la historia de la militancia estudiantil.

Aquí no se encontrará el rentable tono testimonial o ensayístico, porque este recorte de problemáticas y hechos, tiene que dotar de herramientas para los desafíos del movimiento estudiantil hoy, y a la vez, servir como disparador de nuevas elaboraciones y polémicas para transformar la Universidad y la sociedad.


http://www.finalabiertoweb.com.ar/
Leer más...

domingo, 3 de octubre de 2010

ARISTOCRATAS DEL SABER, LA REVISTA QUE HACIAN LOS ESTUDIANTES DURANTE LA DICTADURA


ARISTOCRATAS DEL SABER, LA REVISTA QUE HACIAN LOS ESTUDIANTES DURANTE LA DICTADURA

De vuelta en las aulas del Buenos Aires

Era una publicación clandestina que surgió como un modo de quebrar el aislamiento y el miedo que imponían las autoridades del colegio. Se publicaron 25 números durante nueve años. Sus redactores se reencontraron y contaron su experiencia a los actuales alumnos.


Por Werner Pertot

Los claustros de los secundarios guardan historias de militancia, de resistencia, de amor, de locura y también de muerte. Por caso, el Colegio Nacional de Buenos Aires. En 1978, sus estudiantes encontraron la forma de oponer el humor al miedo, la palabra al silencio, la solidaridad a la persecución. El medio fue una revista clandestina, que circulaba de mano en mano. Se llamó Aristócratas del Saber (ADS), en abierta ironía sobre el discurso elitista de las autoridades, cuyo lema era “mejorar lo bueno para ser los mejores”. Sus redactores se encontraron treinta años más tarde, primero en la rectoría del Buenos Aires, luego en una pizzería, en la Puerto Rico, en las casas de algunos de ellos. Muchos no se conocían: se presentaron por los pseudónimos que esgrimieron en la clandestinidad. Crearon un grupo de Facebook (CNBA: Aristócratas del Saber) al que se acercaron decenas para compilar la revista, hacer un libro, un documental.

El nombre surgió durante una competencia de natación. Allí, el vicerrector Icas Micillo dijo que los estudiantes del Buenos Aires tenían los uniformes más estrictos porque estaban orgullosos de ser Aristócratas del Saber. En el texto que escribieron 30 años después, titulado Bautizada por el enemigo, los ex alumnos señalan que tomaron en “un giro irónico ese comentario elitista y discriminatorio”. El sentido de la ironía se fue perdiendo a lo largo de los años, hasta el punto de que otras generaciones lo ponía entre signos de pregunta: ¿Aristócratas del Saber?

Los ex alumnos entregaron la compilación de las revistas, editada en tomos rojos, a la biblioteca del Buenos Aires el 16 de septiembre. También conversaron con los estudiantes actuales en las aulas del claustro del primer piso. Algunos hacían circular un mate. Otros estaban pintados como para una vuelta olímpica. Tenían remeras para la marcha de La Noche de los Lápices que decían: “Las ideas no pueden desaparecer”.

Al aula, march
Los hacían formar antes de entrar al aula –como muestra el inicio de la película La mirada invisible, de Diego Lerman, donde ADS tiene una pequeña aparición– y les hacían escuchar “Aurora”. Los movimientos dentro del colegio eran siempre en fila y en estricto silencio, siempre en silencio. Un “esquema normativo para preceptores” que escribieron las autoridades decía que los alumnos debían tener una dosis de “razonado temor”.

Tenían prohibido el contacto con alumnos de otros claustros. Había “zonas verdes” por las que podían circular y “zonas blancas”, vedadas. Para ir al baño o ir a otra parte del secundario tenían que pedir permiso por escrito (“pedir parte”). El uniforme era estricto hasta el paroxismo y controlaban permanentemente el largo del pelo de los varones (dos dedos por encima del cuello de la camisa) y de la pollera de las mujeres. El reglamento prohibía cualquier tipo de agrupación colectiva.

Héctor, un ex alumno, relató ante los estudiantes que en 1976 separaron las divisiones y los mezclaron para que no se conocieran. Que buscaron incentivar las delaciones entre alumnos. También que dividían en el aula a varones de mujeres. Los estudiantes lo miraban algo incrédulos.

–Pero, ¿cómo hacían para hablar entre ustedes? –preguntó Sofía, una alumna con la nariz pintada de rojo.

–Y... por messenger –bromeó Gustavo Hurtado–. No, nos reuníamos afuera del colegio.

Clandestina
ADS surgió como una forma que quebrar el aislamiento, el miedo, los controles asfixiantes. La inició Ignacio Lewkowicz, un alumno que venía de militar en la Federación Juvenil Comunista (la Fede) y que en 2004 falleció en un accidente. Es por eso que el reencuentro tiene un sentido también de homenaje a él. El primer número, sin nombre, había circulado de mano en mano. La mayoría de las notas eran sátiras a las autoridades. “Salimos de nuevo. Parece mentira, pero la idea de 2 o 3 pibes se fue haciendo carne en los demás. Empezaron a aparecer colaboraciones, a llover críticas: que el crucigrama es horrible, que la revista es poco amplia”, contaban en el editorial del segundo número, de 1978. En la tapa, le agregaron un subtítulo al nombre de la revista: “Publicación casi mensual de los internos del Real Colegio de San Carlos”.

“Debemos estar juntos, debemos levantar nuestras armas de papel y convertirnos en milicianos de tinta porque esta revista es el lazo, es la cadena que nos falta para vencer al doctor loco de esta novela de ciencia ficción, que quiere matar nuestra mente y convertirnos en humanoides”, escribían en 1979. La revista tenía un estilo retro, confeccionado por “las chicas de diseño”. La clandestinidad era central: firmaban con pseudónimo y había un decálogo de medidas de seguridad (ver aparte). “Uno le daba al que sabía que estaba en la revista notas que quería publicar, pero entonces había reuniones de la revista en las que, por democracia simple, decidíamos si se publicaba. Podíamos estar horas leyendo”, le contaba Mariana Lewkowicz a los estudiantes, que se preguntaban cómo era eso de hacer la revista con cinta scotch y sin computadora.

–¿Y tus papás qué te decían? –preguntó una alumna.

–Mis viejos no se enteraban de la revista... como tampoco se enteraron de muchas otras cosas –respondió Hurtado, entre risas de los adolescentes. Lo miraron algo risueños cuando contó que un profesor de música les hacía levantar el brazo como el saludo romano y decirle: “Ave, magister”.

Del grupo de la revista surgió la idea de hacer campamentos, lo que permitió que se encontraran estudiantes de distintos años. “Nos conocimos sin uniforme y te das cuenta de que hay minas en el colegio que parece que no pasa nada y resulta que la descosen”, escribía uno de los redactores en 1978 sobre el primer campamento en Chascomús, donde rompieron el cerco impuesto por las autoridades. La revista fue pasando de generación en generación: en una ceremonia en Plaza San Martín, Nacho Lewkowicz les pasó la posta de la revista a Miguel Pesce, Gustavo “El Oso” Rappaport y Eduardo “Titi” Elicegui (en realidad, les entregó un tampón). Llevaron una bandera de ADS y un muñeco del prefecto, jefe de los celadores, Tito Gristelli, que quemaron en una fogata al estilo The wall.

Interrogatorios
A partir de 1981, hablaron de la posibilidad de crear un centro de estudiantes y allí fue cuando las autoridades secuestraron un número entero de ADS. Identificaron a una estudiante que militaba en Franja Morada y participaba de la revista. Un celador la sacó del aula y la llevó a rectoría, donde le hicieron un interrogatorio de tinte policial. “Siendo las 13.40 horas comparece Mercedes Paula González, alumna de la cuarta división de sexto año, sección de la tarde, la cual, a preguntas que le son formuladas a viva voz, responde...”, comienzan las actas del interrogatorio. Le mostraron los ejemplares y le exigieron que diera los nombres de los otros integrantes de la revista. González respondió que sólo sabía algún sobrenombre.

Se multiplicaron los llamados a rectoría y los interrogatorios. A Gustavo Hurtado lo sacaron del aula y antes de irse le dijo a una compañera: “Si no vuelvo, avisá a mi casa”. Lo encerraron en un cuartito durante una hora y media, donde lo amenazaron. Después lo llevaron ante las autoridades, que repitieron las preguntas:

–Nosotros sabemos que usted el año pasado estuvo pegando obleas en los baños –le espetaron.

–¿Cómo me va a decir que yo pego galletitas en los baños? –se hizo el tonto Hurtado. El jefe de celadores se levantó y lo agarró. “Me estás tratando de boludo”, se enfureció. El interrogatorio siguió en ese tono: “Nosotros no sabemos por qué puerta lo vamos a tener que llevar. Acá hay muchos desaparecidos”, le sugerían, como buenos cómplices civiles.

–Usted es amigo de “El Oso”. ¿Cuál es el nombre del Oso?

–No sé. Aparte del Oso, está el Pájaro, el Mono –empezó a inventar.

Al salir del interrogatorio, Valeria Hasse lo llevó a tomar un café para que se tranquilizara. Al siguiente día, un celador le preguntó: “¿Qué estaba haciendo usted a las seis de la tarde con Hurtado?”. Luego le plantaron un auto en la puerta de su casa. Mariana Lewkowicz también se encontró con que un celador la seguía por la calle.

Los aprietes fueron un momento clave. Los redactores decidieron vencer el miedo y seguir con la revista. “Hoy estamos nuevamente ante ustedes. No fue fácil. Hubo mucho miedo y esto en algún momento nos paralizó. Creyeron que con persecuciones detectivescas podían hacernos callar. Pero no pudieron”, escribieron en el número siguiente. “Vamos a seguir con la revista, con los campamentos y con el centro de estudiantes con más fuerza que nunca. Porque hay cosas que no se pueden matar. Porque están latentes, porque son vitales, porque son auténticas. Esas cosas son nuestra juventud, nuestra libertad de pensar y nuestro odio a la mentira y la injusticia.” “En el ejemplar decía que se imprimieron mil cuatro. Mil para los alumnos y cuatro para las autoridades”, les relató Mariana Lewkowicz a los estudiantes actuales.

La revista continuó hasta la llegada de la democracia, donde las autoridades de la dictadura se marcharon entre los huevazos de las vueltas olímpicas y las asambleas del centro de estudiantes (el Cenba) que nació el 11 de octubre de 1982. En 1984, mientras desaparecían los jumpers y uniformes, ADS llegó a tener un aula donde podía trabajar. “Fue una fiesta”, coinciden Daniela Acher y Lautaro Paramidessi, que egresaron en 1985 y 1986, respectivamente. En la revista empiezan a aparecer los nombres reales de los que la hacían (muchos con el pseudónimo anterior entre paréntesis). Los últimos redactores de ADS hicieron un “número de despedida” en 1986. “Proponemos este último número de ADS con la perspectiva de que aquellos años inferiores tomen la posta y saquen otra revista, que no se llamará ADS por todo lo que significó: una época, un estilo, una escapatoria, una propuesta y una respuesta a un medio represivo”, dice el último editorial de la revista que duró nueve años, tuvo 25 números y unió a cientos de estudiantes en dictadura.

laotrajuvenilia@hotmail.com



 
Leer más...

domingo, 1 de agosto de 2010

Historias de la represión


Historias de la represión




Historias de la represión en Córdoba será el título que llevará la serie de documentales que los Servicios de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba producirán junto al Canal Encuentro del Ministerio de Educación. La rectora de la Casa de Trejo, Carolina Scotto, firmó un acuerdo con el director de Encuentro, Ignacio Hernaiz, en la sede del Consejo Superior cordobés. Scotto señaló que se tratará de “dos series de cinco capítulos de media hora, cada uno generado a través del Centro de Documentación Audiovisual más los datos del Archivo provincial de la Memoria, Hijos y otros organismos de derechos humanos”. En el acto estuvo presente la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien calificó la iniciativa como “importante, histórica y ejemplar, que se debe reiterar en todas las provincias, en las que existieron las torturas y represiones de la dictadura militar, para reivindicar a las víctimas que buscan verdad y justicia”.





Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/universidad/10-150378-2010-08-01.html
Leer más...

domingo, 18 de julio de 2010

EDITORIAL FUNDACION ROSS PRESENTA "RELATAN LAS MADRES DE LA PLAZA", ESCRITOS PERSONALES SOBRE LA RELACION CON SUS HIJOS DESAPARECIDOS.


EDITORIAL FUNDACION ROSS PRESENTA "RELATAN LAS MADRES DE LA PLAZA", ESCRITOS PERSONALES SOBRE LA RELACION CON SUS HIJOS DESAPARECIDOS.

Esa memoria que sólo las Madres pueden guardar

"Las anécdotas cotidianas, los sueños y proyectos de sus hijos debían formar parte de otro relato que le imprimiera al recuerdo un sesgo familiar", dicen las responsables de esta publicación. Cómo fue para las Madres este proceso de reconstrucción de sus recuerdos.




Por Beatriz Vignoli

"Había llegado a la plaza porque pensaba que la ronda de las madres era un acontecimiento que formaba parte de un discurso público, un monumento vivo a la conciencia histórica que interpelaba al silencio para que el pasado tuviera voz", escribe la compiladora y cronista Aída Albarrán en el prólogo a Relatan las Madres de la Plaza, el nuevo libro de la Editorial Fundación Ross.

De sobrias tapas blancas, el libro de 86 páginas forma parte de la colección Semillas de Eva, que dirige la escritora rosarina Gloria Lenardón, y cuyo propósito es hacerse eco de las voces y escrituras de las mujeres de este siglo. "Estaba convencida", continúa Albarrán, "de que las anécdotas cotidianas, los sueños y proyectos de sus hijos debían formar parte de otro relato que le imprimiera al recuerdo un sesgo familiar: la evocación los mostraría como habían sido restituyéndoles la identidad que pretendieron negarles. Al contar desde la perspectiva de madre individual, la memoria cambiaría de ubicación, sería más íntima e inalienable; sólo ellas eran capaces de reconstruir esa relación tan breve como intensa para dejar testimonio de la existencia de sus hijos".

Confiadas así en el poder de las Madres de Plaza de Mayo de Rosario como testigos de autoridad suprema ante las vidas reales y concretas de sus hijos, militantes víctimas de la desaparición forzada de personas perpetrada por los represores de la última dictadura militar, se acercaron Albarrán y Lenardón a un hecho invisibilizado en la ciudad, que es la ronda de los jueves de las Madres en la Plaza 25 de Mayo. Todo las sorprende: que aún hagan la ronda, que se reúnan después en un bar, que les sonrían a sus nietos, que casi milagrosamente existan tales nietos y bisnietos, que se festejen los cumpleaños, que pronuncien "veinticinco de mayo" acentuando "veinticinco" y no "mayo", que se rían, que estén vivas, que brille el sol, en fin: cada detalle real que horada la imagen cristalizada, congelada y televisiva en blanco y negro es recibido como la posibilidad de representarlas, a ellas y a sus hijos que les fueran tan cruelmente arrancados por el terrorismo de Estado, bajo la carnadura del semejante y no del fantasma.

"¡Los desaparecidos no son fantasmas!", exclama Gloria Lenardón ante la cronista de Rosario/12 y ahora es ella quien hace las preguntas: ¿Sabías que [las Madres] se reúnen en otras ciudades del interior del país? ¿Cómo logran seguir luchando juntas después de tanto? ¿Y por qué salieron las madres y no los padres? Cuenta Albarrán en el libro que acuden de todo el mundo a escucharlas, de todo el mundo menos de Rosario, donde hasta las propias editoras del libro se les arrimaron con cierta vergüenza de no haber sabido que estaban, no haberlas visto, estar llegando 30 años tarde y por un libro.

Llegaron al fin y con una demanda urgente de memoria y de historia. Les costaba animarse a quebrar el silencio. "Eran el único puente que podía reunir lo que permanece con lo que se ha ido", pensaba sin embargo Albarrán. Pero la memoria de las Madres no es una lente transparente. Entre la pregunta y sus hijos están ellas, con sus corazones y sus cuerpos agobiados de dolor. Se les pide que escriban sobre sus hijos desaparecidos y lo que se obtiene es un quejido: "¡Ay! No, querida, no me lo pidas, no quiero recordar, me cuesta mucho hablar de eso". Treinta años después se permiten algunas ejercer su derecho a olvidar, derecho poco recordado, y ciertas preguntas las revictimizan. ¿Ya no quieren hablar? Siguen alzando el reclamo de justicia, siguen preguntando "¿dónde están?" y llevando esa pancarta con manos envejecidas, pero esa lucha ya es su presente.

"Hijo mío querido siempre fue mi deseo poder expresar con la escritura el inmenso dolor que sentí y siento todos los días de mi vida, desde que te arrancaron de nosotros, tus padres y hermano, pero nunca me parecieron suficientes las palabras para describir nuestra pena y desesperación", le escribe a su hijo Eduardo, "de puño y letra" , Matilde Toniolli, más conocida como Chocha. "No se puede creer lo que han hecho con tu vida y la de tantos otros que como vos eran pensantes y querían para su patria otra cosa mejor". La letra es elegante, contenida; el texto parece derrumbarse en los últimos renglones.

Darwina Gallichio, abuela de Ximena Vicario, evoca a su hija Stella Maris: "niña, mujercita, mujer y madre de aquella beba". Algunos signos la retratan con mayor precisión, dando particularidades que la pintan, a ella y a su compañero Juan Carlos, con colores indiscernibles del telón de fondo de su época. "Revuelvo el recuerdo y pujo mi gravidez de Stella Maris; la beba crece, la niña traviesa, la mujercita de melena sacude su amor interior al ritmo de Lennon y McCartney. Llega la década del 70, fluye el recuerdo, veo una mujer inteligente, alegre. Enamorada de Juan Carlos, flaco y barbudo, se fueron a su casita de barrio Pichincha. Entre liberación, guitarra, política, trabajo, diferencias, discusión y golpe de Estado hubo amor para engendrar a su hija: Ximena, mi nieta. Stella Maris viaja, junto con ella su amigo Alfredo Berrutti, a la ciudad de Buenos Aires a tramitar el pasaporte en la sede de la Policía Federal: es 5 de febrero de 1977. Durante la mañana secuestran en la casita de Pichincha a Juan Carlos" luego del trámite, Stella pregunta por el pasaporte de su esposo. Alfredo esperaba en el pasillo de esas oficinas federales y alguien indagó: "Quién tiene a la nena Ximena Vicario", Berrutti la sostenía en sus brazos; "yo", responde"".

Darwinia se hace eco de su voz y de la de su esposo Carlos, fallecido en diciembre de 1980, tres meses después de su entrevista con el Ministro del Interior del gobierno de facto, el general Albano Harguindeguy, "quien le dijo, casi fusilándolo: "Jamás va a encontrar a su nieta porque no queremos que se convierta en una guerrillera". Trece años de lucha institucional de las Abuelas de Plaza de Mayo llevó recuperar la identidad de Ximena, cuenta Darwinia. Su breve testimonio por escrito le llega a la compiladora en un sobre cerrado, de manos de Matilde. El sobre es póstumo. Darwinia ha muerto.

"¿Tenés idea del trauma que produjo en tantas familias la desaparición de sus hijos?" cuenta la compiladora que le pregunta, mirándola fijo con sus ojitos claros, Norma Vermeulen, para quien la plaza es el único lugar donde puede venir a hablar de su hijo Osvaldo. Norma ha compilado un archivo, que lleva en un bolso, con un poco de todo lo publicado desde el golpe militar hasta la fecha. "Saca una voluminosa carpeta, comienzo a hojearla"". Acaso como un intento de restitución ante tanta pérdida, Norma también junta souvenirs de los extranjeros que vienen a entrevistarlas. Un partisano antifascista italiano le regaló una condecoración recibida, a la que atesora.

"En la plaza la historia tiene la inmediatez de lo simple", resume Albarrán a la vez que reconstruye la trágica historia de la familia Moro: Ana junto a la foto de su hermana gemela Miriam, secuestrada junto a su hermano Roberto. A ambos hijos la madre, Noemí De Vicenzo, salía a buscarlos y a preguntar por su paradero en Jefatura junto a su consuegra, Nélida Moro. "Qué pena lo que pasó", se lamenta Noemí, café de por medio. Inmigrante española, Esperanza Labrador recuerda a sus hijos desaparecidos, Palmiro y Miguel Angel: buenísimos, excelentes, simpáticos. "Los mataron por ser buenos", deduce. "Una bella persona", dice Élida López de su hijo Adrián. "No lo imaginen como un héroe", advierte Nelly Galasso a unos estudiantes acerca de su hijo Ricky. Elsa Massa, a quien llaman Chiche, evoca a su hijo: "Ricardo fue mamero desde sus primeros momentos de vida. Con él estrené mi título de mamá". Ternura desgarrada, gente común con vidas deshechas: tal el saldo de la enormidad del crimen. Tiene razón Matilde: las palabras no alcanzan. Acá sólo cabe agregar dos: nunca más.




Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/12-24482-2010-07-18.html

Leer más...

jueves, 20 de mayo de 2010

PRESENTACIÓN DE "EL POZO" EN ROSARIO‏


Presentación de la

SEGUNDA EDICIÓN DEL LIBRO "EL POZO", que se realizará en el Centro Cultural La Toma, Tucumán 1349, Rosario, el 23 de mayo a las 18.30.


Silvia C. Bianchi -directora del EIMePoC (Equipo de Investigación por la Memoria Político-Cultural)- “El Pozo” (ex Servicio de Informaciones). Un centro clandestino de detención, desaparición, tortura y muerte de personas de la ciudad de Rosario, Argentina. Antropología política del pasado reciente, Prohistoria Ediciones, Rosario, 2008, 602 pp. * SEGUNDA EDICIÓN - CORREGIDA - INCLUYE EPÍLOGO DE CLAUDIA CAISSO - Este libro es el resultado de cinco años de investigación y trabajo colectivo desarrollado por el Equipo de Investigación por la Memoria Político Cultural en el marco del proyecto “Antropología política del pasado reciente: recuperación y análisis de la memoria histórico-política (Rosario, 1955-1983)”. Aquí se analizan testimonios orales y arqueológicos sobre el principal ex centro clandestino de detención, desaparición, tortura y muerte de personas que funcionó en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina, durante los años de plomo. El mismo desplegó sus actividades en el edificio de la ex Jefatura de Policía de la Provincia de Santa Fe, en pleno centro urbano de la ciudad de Rosario, más precisamente en las instalaciones del Servicio de Informaciones de la Unidad Regional II. Los sobrevivientes del lugar y los organismos de derechos humanos no ahorran palabras en afirmar que se trató del epicentro de la represión en el sur provincial durante los años 1976-1979. La totalidad del edificio es la representación del genocidio ejercido por el terrorismo de Estado en la región, equiparable a la ESMA, en Capital Federal, o la Perla, en la ciudad de Córdoba. Cabe mencionar que, dentro de las instalaciones de la ex Jefatura funcionaba también la Alcaidía, lugar por el cual pasaron numerosos presos políticos, no ya en calidad de detenidos desaparecidos sino como presos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional. “El Pozo” es un libro único por sus características. Condensa un trabajo científico, político y cultural de enorme importancia para nuestra historia y para nuestro presente como sociedad.




Organiza e invita: III Congreso de laS lenguaS



Equipo de Investigaciones por la memoria Político-Cultural
eimepoc@gmail.com



Prohistoria Ediciones
Adquirir el libro on line:
http://www.prohistoria.com.ar/ediciones/catalog/index.php



Leer más...

domingo, 25 de abril de 2010

LA PRESENTACION DE RAFAGAS DE UN EXILIO. ARGENTINOS EN MEXICO 1974-1983


Domingo, 25 de abril de 2010

LITERATURA › LA PRESENTACION DE RAFAGAS DE UN EXILIO. ARGENTINOS EN MEXICO 1974-1983

El exilio como motor creativo

El autor Pablo Yankelevich encabezó una mesa que buscó echar luz sobre la “experiencia mexicana”, la aventura política e intelectual colectiva que resultó de la huida forzada por la dictadura que asolaba el país.




Por Facundo García

“El ejercicio de la memoria es también la reflexión sobre esta clase de experiencias.”
Imagen: Guadalupe Lombardo.
La historia de los perseguidos revela, como quien invierte los tonos de una foto en negativo, el contorno de las violencias que ha padecido el país. Y la presentación de Ráfagas de un exilio. Argentinos en México 1974-1983 de Pablo Yankelevich puso en evidencia lo fructífero que puede ser recuperar ese relato. A lo largo de casi dos horas y frente a un público que había colmado la Sala Storni de la Feria del Libro, el autor conversó con Javier Garciadiego, Carlos Altamirano, Luis Bruschtein, Sergio Bufano y Ricardo Nudelman. Hablaron sobre la “experiencia mexicana”, una de las aventuras políticas e intelectuales más interesantes que dio la década del setenta.

Ofició de moderador el doctor en Historia Javier Garciadiego, que abrió el juego dándole la palabra a Ricardo Nudelman. “Este es el tratado más penetrante y certero sobre el exilio en México”, felicitó Nudelman, que vivió en tierras aztecas entre el ’76 y el ’84 e integró el grupo que editaba la célebre revista Controversia. “Estamos ante un ejemplo de rigurosidad que deberíamos seguir, porque el ejercicio de la memoria no es solamente un recuento de los muertos. Es también el rescate y la reflexión sobre las experiencias colectivas que se han vivido”, añadió.

Publicada en conjunto por el Fondo de Cultura Económica y el Colegio de México, la investigación hace un recuento de las principales polémicas al interior de la colectividad argenmex, a la vez que saca a la luz episodios que se produjeron en charlas y reuniones informales de aquel tiempo. Segio Bufano, otro ex integrante de Controversia –actualmente codirector de Lucha Armada–, coincidió en que se trata de “un texto formidable”. “Rescata los caminos que encontrábamos para integrarnos; pero también el modo en que los militares contribuyeron a la muerte de Cámpora y el intento que hizo el ejército al mandar oficiales para asesinar a dirigentes montoneros que habían huido. En otras palabras, Yankelevich devuelve a nuestra consciencia hechos que estaban un poco entre tinieblas.”

Luis Bruschtein alternó anécdotas y autocríticas. Para el subdirector de Página/12, la prolongada estadía en el norte fue “de puro aprendizaje”. “México nos salvó la vida, y la actitud solidaria que tuvo en aquel momento su gobierno derivaba de una de las características más marcadas de aquel pueblo: la solidaridad”, subrayó. “Por otro lado necesitábamos demostrar que de una u otra manera seguíamos vinculados con nuestra sociedad, un desafío que expresaron con gran calidad Rodolfo Puiggrós y Noé Jitrik. Los militares, mientras tanto, decían ‘vamos a extirpar con un bisturí el cáncer de la subversión’. Así estaban planteadas las cosas; y ahora viene Pablo Yankelevich con aguja e hilo a reunir las partes que ese bisturí pretendió cortar”, agregó.

A su turno, el historiador y crítico literario Carlos Altamirano advirtió que aunque él no se había exiliado, sabía que en México habían recalado algunas de las mentes más lúcidas del progresismo continental. “No creo que en ese período se hayan escrito dos libros equivalentes a Los usos de Gramsci de Juan Carlos Portantiero y Marx y América Latina de José Aricó. Tampoco creo que la ‘cultura montonera’ haya gestado una crónica mejor que Recuerdos de la muerte de Miguel Bonasso; y no sé si otro grupo habrá conseguido remontarse al nivel que tuvo Controversia. En consecuencia, opino que esta investigación da cuenta de la labor intelectual más rica del exilio argentino”, certificó.

Cerca del final, Yankelevich puso en relieve lo mucho que se ha tardado en reconocer la importancia de aquella diáspora, que involucró a unos cinco mil militantes de entre 19 y 40 años. “Cuando los exiliados retornaron, el preconcepto era ‘por algo se habrá ido’. La mano de la dictadura seguía ahí, a tal punto que hubo que esperar hasta 2006 para que se reconociera oficialmente a los gobiernos u organizaciones que salvaron vidas”, resaltó el especialista en Estudios Latinoamericanos. Los aplausos sugerían que ese cambio ya no tiene vuelta atrás.



Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/4-17744-2010-04-25.html

Leer más...

domingo, 28 de marzo de 2010

JUECES DE LA DICTADURA ACUSAN A DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS



JUECES DE LA DICTADURA ACUSAN A DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS

El mundo al revés

Los camaristas mendocinos que se dicen amenazados por los organismos de derechos humanos falsearon las fechas para simular una congruencia inexistente. El pedido de juicio político se presentó el 22 de diciembre y la apelación por la ley de medios recién la recibieron una semana después. Fueron ellos quienes intentaron una negociación para obtener su impunidad, que el gobierno no aceptó. De derecha a izquierda, generalizado rechazo al plebiscito inconstitucional de Duhalde.

Por Horacio Verbitsky

La declaración del camarista mendocino Otilio Romano de que se siente amenazado por los organismos de derechos humanos, que lo habrían presionado con denuncias en su contra para que falle a favor de la ley de servicios audiovisuales, invierte la secuencia real de los hechos. Fue Romano, y su compañero en la Cámara Federal de Mendoza, Luis Francisco Miret, quien intentó negociar su posición en una causa que interesaba al Poder Ejecutivo Nacional, a cambio de que no prosperara el juicio político en su contra por complicidad con los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar. La misma táctica había seguido la jueza María José Sarmiento, cuando atribuyó a represalias oficiales por su fallo sobre las reservas del Banco Central la orden de detención de su padre, el coronel torturador Luis Alberto Sarmiento. La denuncia de los organismos de derechos humanos contra Romano fue presentada al Consejo de la Magistratura el 22 de diciembre de 2009, último día hábil de ese organismo en el año, y la apelación oficial al fallo de la jueza Olga Pura Arrabal que suspendió la ley de medios ingresó a la cámara mendocina una semana después, el 28 de diciembre, lo cual derrumba sin apelaciones la insólita pretensión del juez.

Un hallazgo
La complicidad de esos jueces con las torturas, las violaciones y los saqueos de bienes durante la Triple A y la dictadura militar surgió a luz en forma casual cuando la Corte Suprema de Justicia envió un equipo de trabajo a digitalizar las causas del archivo de la justicia federal mendocina sobre violaciones a los derechos humanos. Allí aparecieron los nombres de Romano y Miret, por entonces fiscal y juez. Esto ocurrió entre agosto y octubre del año pasado, antes de que el Congreso sancionara la ley de medios audiovisuales. Cuando fue promulgada ya estaba avanzado y sometido a consulta con organismos nacionales el borrador con la denuncia al Consejo de la Magistratura contra Romano y Miret. El modus operandi era siempre el mismo: palizas, picana, una lapicera y una invitación a rezar al que se negara a empuñarla para firmar una declaración que no podía leer porque estaba con una capucha. Romano y Miret dictaron prisiones preventivas sobre la base de esas declaraciones obtenidas bajo tormentos, pese a las constancias médicas que obraban en las distintas causas, y no procedieron a denunciar ni investigar a quienes los aplicaron. Esto incluye la detención de la adolescente Luz Faingold Casenave, que Miret entregó a su madre como indicaba la ley vigente, pero media hora después revocó la orden y en vez de enviarla al “lugar de alojamiento apropiado”, que era otra alternativa legal, la dejó detenida durante tres semanas e incomunicada durante cinco días en los calabozos policiales donde fue torturada y violada. En otra de esas causas, el defensor oficial de la detenida Alicia Morales de Galamba pidió informes a la policía mendocina y al Ejército sobre qué había ocurrido con los muebles de su casa y con su automóvil. Romano intervino, fuera de plazo, para oponerse. Invocó para ello que él era “principal custodio de los actos del procedimiento”, pese a que no había participado en ninguna de las declaraciones indagatorias ni testimoniales. Con súbito celo profesional se opuso al pedido porque de otro modo “convertiríamos al Tribunal en una oficina de informes de cosas perdidas”. Lo que sí es cierto y se informó aquí, es que Romano y Miret intentaron negociar con el asesor presidencial Juan Carlos Mazzón un pronunciamiento favorable a la ley de medios a cambio del cierre de las investigaciones en el Consejo de la Magistratura. Mazzón es un hombre influyente pero no todopoderoso, y la negociación no prosperó. El camino elegido fue entonces confirmar la medida cautelar de Pura Arrabal y deslegitimar a los denunciantes como si se tratara de operadores oficiales. Algunos de ellos, como Diego Lavado y Pablo Salinas, fueron funcionarios en el área de derechos humanos del gobierno de Celso Jaque, pero muy pronto debieron renunciar por la tenaz impugnación que sostuvieron contra el jefe de policía designado por el gobernador, Carlos Rico Tejeiro, quien era uno de los policías que ejecutaban las torturas que Romano y Miret encubrían.

Los medios y los fines
El fallo contra la ley de medios es endeble y entre las razones para conceder la medida solicitada por el diputado del peronismo cobista Enrique Thomas, menciona el discurso de CFK en el que anunció que excluiría del proyecto a las telefónicas, tal como reclamaba toda la oposición y buena parte de las ONG interesadas en la radiodifusión. El haberlo hecho sin consultar con la Cámara de Diputados violaría el artículo 125 de su reglamento. Si se trata de revisar el procedimiento parlamentario, la conferencia de prensa de la presidente es un injerto inadmisible en el análisis judicial. Tampoco explica cómo fue posible que si Thomas y sus colegas no tuvieron tiempo de leer el proyecto que se sometería a votación hubo cuatro dictámenes que llegaron al recinto. Con el criterio que fijó la Cámara, cualquier ley de las que ese y otros tribunales aplican a diario serían inconstitucionales, porque en su formación no se cumplió al pie de la letra con algún artículo del reglamento de alguna cámara. La resolución cautelar se adelanta a la sentencia de fondo al dar por probadas irregularidades irreparables. Para ello considera como pruebas irrebatibles las expresiones de los diputados de la oposición que constan en actas y las tiene por consentidas por la mayoría porque nadie, salvo el diputado Héctor Recalde, las contestó. Se ve ahora con nitidez que las veinte cuestiones de privilegio planteadas por la oposición procuraban preconstituir prueba para las acciones judiciales que constituían la estrategia de fondo. Llega ahora el turno de la Corte Suprema de Justicia de considerar una ley que el Relator Especial de las Naciones Unidas para la Libertad de Expresión acaba de proponer como un modelo para el mundo.

Mucho FRYO
La secuencia cronológica es similar en el caso de la jueza María José Sarmiento. Este diario publicó los antecedentes de su padre, el coronel torturador Luis Alberto Sarmiento, bautizado como “el mago de la picana” por los policías que lo acompañaron en el Comando represivo SAR (sigla de Sub Area Rosario, también mencionada como Sección Antiguerrillera Rosario). Algunos intelectuales vinculados con el Frente del Rechazo y el Odio reaccionaron con ira. Los pensadores del FRYO compararon esa investigación periodística con la pureza de sangre exigida por la Inquisición de la época ilustrada de Felipe II y por la dictadura argentina, con la persecución de la Gestapo a quien tuviera ancestros judíos por cuatro generaciones y con el envío al Gulag stalinista de todo aquel que proviniera de una familia aristocrática, aunque se hubiera vuelto un comunista ferviente. Cuando la justicia citó a declarar a Sarmiento, el ex senador Eduardo Duhalde y la jefa de la Coalición Cívica Libertadora, Elisa Carrió, lo atribuyeron a una represalia del gobierno por el fallo del verano. La buena lógica invita a considerar los hechos en su verdadera precedencia: la indagatoria de Sarmiento por crímenes de lesa humanidad que cometió en 1976 fue pedida por el fiscal Guillermo Mario Negro cuatro años antes, luego de la reapertura de las causas, y el gobierno nacional se presentó como querellante. El juez que ordenó su citación, Ramón Chávez, está en funciones desde 1992, es decir que no fue designado ni por Néstor Kirchner ni por CFK sino por Carlos Menem. Su protector fue Ramón Puerta, ahora operador del acercamiento entre sus amigos Duhalde y Maurizio Macrì. Esto nada tiene que ver con la sangre ni la raza, con las venganzas bíblicas ni las persecuciones totalitarias. La jueza Sarmiento tenía un excelente motivo para detestar al gobierno que impulsaba la persecución penal de su padre y éste no es el estado de ánimo que la Constitución y los tratados internacionales contemplan cuando hablan de jueces imparciales e independientes. Salvo que se pretenda, como es ostensible por parte de Romano y Miret, golpear a un gobierno al que se percibe debilitado para conseguir impunidad por sus propios actos.

Juan B. Justo & hijos
La propuesta del ex senador Eduardo Duhalde de poner un nuevo punto final a los juicios por crímenes contra la humanidad es un intento por hegemonizar el proyecto del Grupo Ahhh... para que el gobierno nacional retorne a las políticas de ajuste y endeudamiento externo que rigieron durante las tres décadas corridas entre el rodrigazo de 1975 y la negociación con el Fondo Monetario Internacional de 2005. Estridente en su tosquedad, Duhalde hace evidente lo que otros preferirían mantener en discreto segundo plano, aun para sí mismos.

Por más que Carlos Pagni adule en La Nación a Claudio Lozano y Alfonso de Prat Gay comparándolos con el líder socialista de hace un siglo Juan B. Justo, porque según el columnista plantearían la “reconciliación entre progresismo social y corrección económica”, la política que el Grupo Ahhh... adoptaría si pudiera sólo puede sustentarse con represión, como la que abrió el gobierno de Fernando De la Rúa en el puente de Corrientes y la que cerró el interinato de Duhalde al frente del Poder Ejecutivo en la estación de Avellaneda, pasando por las cuatro decenas de muertes que culminaron el mandato de la Alianza, con picos en la Capital Federal y la provincia de Santa Fe. Duhalde vuelve a pensar, como durante su interinato presidencial, en devolver a las Fuerzas Armadas el rol en seguridad interior del que la democracia argentina las salvó por acuerdo entre todos los partidos, en las leyes de defensa nacional, de seguridad interior y de Inteligencia nacional, sancionadas durante las presidencias respectivas de Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa. Lejos de humillarlas, esto les ha devuelto un rol digno y estimado por la sociedad.

Quién aisla a quién
Si Duhalde pensó en aislar al kirchnerismo, el resultado fue paradojal. De derecha a izquierda sólo recibió rechazos. Uno de sus aliados extrapartidarios, el jefe de los Autonomistas porteños colocó un cartel amarillo en las pantallas publicitarias de la Ciudad con la consigna Nunca Más en negro y su jefe de diputados, Federico Pinedo dijo que no entendía el objetivo de volver sobre una cuestión ya zanjada por la Corte Suprema. Antes, Maurizio Macrì había desautorizado sobre el tema a su ex ministro de Educación y asesor de Duhalde en temas culturales, Abel Parentini Posse. Cuando el CELS le preguntó cuál era su opinión, Macrì respondió que debían continuar los juicios para que no hubiera impunidad. Consultado para esta nota el filántropo colombiano Francisco De Narváez dijo el viernes que no coincidía con Duhalde. “La justicia viene transitando un largo camino para no dejar impune los crímenes de lesa humanidad. Dejemos que este proceso avance y concluya cerrando una parte de la historia terrible de nuestra República, sin buscar revancha ni rédito político”. En forma espontánea no había dicho una palabra antes de esta consulta. Lo mismo ocurrió con su compañero de fórmula el año pasado, el ex gobernador bonaerense Felipe Solá. Ante la pregunta de este diario, Solá respondió que su posición no había variado: “Memoria, Verdad y Justicia. Sin sobreactuaciones ni confrontaciones con los jueces”. El Comité Nacional de la UCR contestó que ni el partido ni sus dirigentes se habían pronunciado y propusieron un contacto con Hipólito Solari Irigoyen, “que por supuesto le dará un palazo bárbaro”. Lo que este diario quería no era la posición individual de quien fue víctima de la Triple A y de la dictadura y vivió en el exilio hasta el regreso de la democracia sino la opinión de las figuras centrales del partido, sus precandidatos presidenciales Ernesto Sánz, Ricardo Alfonsín y Julio Cobos, los jefes de sus bloques legislativos, Oscar Aguad y Gerardo Morales, sus juristas como Ricardo Gil Lavedra o sus ideólogos, como Rodolfo Terragno. Tampoco la líder de la Coalición Cívica Libertadora Elisa Carrió se había pronunciado. Varios lo hicieron en forma especial para esta nota. Gerardo Morales afirmó que “no sólo rechazamos la propuesta de Duhalde, sino que desde el radicalismo proponemos una profunda modificación del Código Procesal Penal de la Nación para evitar el colapso de los tribunales federales. El proyecto de ley para acelerar las causas lo presentamos en 2007 y volvimos a hacerlo días pasados, porque el kirchnerismo en el Senado no lo puso en debate. El proyecto tiene el propósito de establecer definitivamente lo ocurrido durante un período trágico sin tolerar que la impunidad o la sospecha infundada reemplace el esclarecimiento de la verdad. Además, busca otorgar reglas especiales de procedimiento que, salvaguardando los principios del debido proceso, permitan un trámite más pronto y ordenado, dotando a los tribunales de los recursos necesarios. El gobierno ha mostrado voluntad para que estos juicios terminen, pero no alcanza con gritar en las tribunas o retar a los jueces. Es necesario establecer normas serías, respetables, que las discutamos en el Congreso”. También Ricardo Alfonsín objetó la propuesta de Duhalde. “No es lo que reclama la gente, dejaría a muchas víctimas, a la sociedad, sin saber qué pasó con el cuerpo de sus seres queridos. Tampoco encuentro razones de orden sociopolítico o institucional que justifiquen la medida. En la década del ’80 Raúl Alfonsín debió tomar decisiones contra su propia voluntad y los principios elementales de justicia para asegurar la continuidad democrática, pero hoy el contexto es distinto”. La CCL contestó que no ha modificado la posición expresada en su carta orgánica: “Juicio, Verdad, Condena, Castigo”. La diputada libertadora Elsa Quiroz ya había celebrado que Duhalde se manifestara de ese modo, “porque demuestra que es volver atrás en la historia”. Pero antes de la declaración de Duhalde, la misma Quiroz había denunciado una “embestida sin límites del gobierno contra la justicia. Lo peor es manipular las causas de derechos humanos para extorsionar y desprestigiar jueces y fallos”. En declaraciones separadas, Martín Sabbatella y Pino Solanas también habían descalificado el plebiscito. “Duhalde decidió mostrarse tal cual es: un lobbysta de derecha que quiere borrar los crímenes del pasado, que propone plebiscitar si tiene que funcionar o no la justicia o si se debe tapar el horror. Su propuesta es reaccionaria y antidemocrática”, dijo el ex intendente de Morón. Solanas opinó que la justicia había funcionado de manera ejemplar y debe seguir haciéndolo para marcar un derrotero en América Latina. Eduardo Macaluse, del SI, agregó el enfoque jurídico que nadie había mencionado: la Constitución prohíbe en forma expresa un plebiscito sobre materia penal. “Duhalde lo sabe. Lo que hace no es una propuesta sino una señal a un determinado grupo. Y eso es jugar con fuego”.

Entrevistas: Mercedes González y Ana Adelardi.



Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-142814-2010-03-28.html
Leer más...