Mostrando las entradas con la etiqueta Nuestra Historia Reciente. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Nuestra Historia Reciente. Mostrar todas las entradas

lunes, 22 de agosto de 2011

Tecnópolis ya fue visitada por 2.410.000 personas



SOCIEDAD

Tecnópolis ya fue visitada por 2.410.000 personas




Tecnópolis, la megamuestra gratuita de Ciencia, Tecnología y Arte que hasta hoy fue visitada por más de 2.410.000 personas, permanecerá cerrada durante diez días para sumar nuevas atracciones y propuestas que el público podrá disfrutar a partir del 2 de septiembre y durante tres meses más.


Hoy a partir de las 19.45 hs habrá fuegos artificiales y espectáculos artísticos para celebrar, junto a todos los visitantes, el éxito de esta primera etapa de la muestra.

“Queremos que todos los chicos del país puedan venir”, afirmó la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, al anunciar la continuidad de la exposición debido a que “el público pidió que siga y a que muchos estudiantes quieren visitarla”.

Durante la primera etapa de la muestra, organizada por la Unidad Bicentenario de la Presidencia de la Nación, el público pudo descubrir la historia, el presente y el futuro de los desarrollos científicos y tecnológicos de la Argentina.

Además se presentaron intervenciones artísticas de murga, música, ilusionismo, magia, acrobacia y efectos especiales, espectáculos infantiles y una gran variedad de actividades en el Espacio Joven.

De este modo, Tecnópolis se convirtió en un espacio para la educación, la diversión y el conocimiento, donde se llevaron a cabo más de 200 charlas científicas a cargo de los investigadores más relevantes del país.

Tecnópolis vuelve a abrir el 2 de septiembre, Día de la Industria Nacional, y funcionará hasta el 27 de noviembre, que es el último domingo del ciclo lectivo escolar", detalló.

El deseo de que la megamuestra continúe abierta se vio reflejado en las redes sociales. En Twitter, el tema “#TecnopolisNoSeVa” estuvo entre los más mencionados y en Facebook se creó una página llamada “Quiero que siga Tecnópolis”, donde los usuarios volcaron sus experiencias en el parque.

La exposición se emplaza en un predio de 50 hectáreas sobre la Avenida General Paz, entre Constituyentes y Ricardo Balbín, de Villa Martelli, provincia de Buenos Aires.

A partir del 2 de septiembre y hasta el 27 de noviembre reabrirá sus puertas con nuevas propuestas y se podrá visitar de miércoles a domingo, siempre con entrada libre y gratuita.

Tecnópolis está dividida en cinco continentes: Aire, Agua, Tierra, Fuego e Imaginación, donde se ven los desarrollos realizados por argentinos en cada área temática.

Con la participación de todos los sectores de la sociedad, la muestra fue concebida como un espacio donde confluyen el trabajo, la capacidad, el esfuerzo y el talento argentino.




Leer más...

domingo, 24 de julio de 2011

LA VIDA DE NORMA MORELLO, DOCENTE Y MILITANTE SOCIAL




LA VIDA DE NORMA MORELLO, DOCENTE Y MILITANTE SOCIAL




El compromiso




Tiene 71 años y sigue liderando en la Villa 31 de Retiro un proyecto de alfabetización. Trabajó en varios países latinoamericanos. Estuvo junto a monseñor Romero. Fue secuestrada y torturada en 1971. Y otra vez en 1976. Debió exiliarse. Ahora, se ilusiona con el actual proceso político.






Por Mariana Carbajal
Lleva la docencia en sus venas. Y en el alma. Paulo Freire fue su gran guía. Desde hace veinte años, Norma Morello lidera en la Villa 31, de Retiro, un proyecto de alfabetización para jóvenes y adultos, articulado con capacitación laboral, donde la mayoría del alumnado son mujeres, de 14 a 90 años. “Para mí, lo más importante es que ellas asuman un compromiso en el barrio”, dice Norma. Esta maestra, una de los impulsores del movimiento rural en el país, que ya cumplió 71 años, tiene marcada en su cuerpo la historia más violenta de la Argentina oscura: en 1971, cuando trabajaba en el campo, fue secuestrada por el Ejército, en uno de los primeros casos de desaparición, detención ilegal y tortura denunciados en el país. La liberaron luego de cinco meses, pero en 1976 volvieron a buscarla. Y se vio forzada al exilio. Hoy mira el futuro ilusionada.

–En este momento estamos viviendo una esperanza tremenda. La gente en el barrio está decidiendo comprometerse y el gobierno nacional ha respondido a un montón de expectativas. La gente tiene una ilusión muy grande y para mí eso es lo más importante –dice Norma, en un extenso diálogo con Página/12.

Vive con su esposo, Eduardo, en el mismo departamento del barrio porteño de Caballito donde un comando civil los secuestró en una madrugada de 1976, luego del golpe militar. Su hija mayor, Angélica, tenía dos años. Se los llevaron a los golpes, encañonados y encapuchados. Estuvieron 48 horas detenidos-desaparecidos. Y les advirtieron que si los volvían a encontrar no iban a tener otra oportunidad. Fue su segundo secuestro.

–Nos salvamos de carambola. Esa gente que nos levantó se apiadó de nosotros. Creo que fue así. Esa misma noche que nos liberaron, la fuimos a buscar a Angélica. La sensación de poder volver a alzarla –pensé que nunca más la vería– no me la olvido más. Salimos de Buenos Aires el 1º de septiembre de 1976.

Primero estuvieron en Uruguay hasta que consiguieron los documentos para viajar a España.

–Volvimos de España en el ‘84 sin ninguna ayuda. Nuestro exilio fue cruento, porque no teníamos el apoyo de una organización y no había trabajo, sin embargo tuvimos unos compañeros que no nos abandonaron.

La tortura

Norma creció en Goya. Sus padres se fueron a vivir al campo y ella para poder ir a la escuela se quedó con una tía en esa ciudad correntina. Terminó la secundaria en la escuela normal y cuando obtuvo el título, a los 17 años, empezó a trabajar en un colegio, como ayudante de clases prácticas. Luego haría un curso para maestros rurales que cambiaría el curso de su vida. Fue a partir de esa experiencia que se involucró con la creación del movimiento rural de Goya.

–¿Cuál era su proyecto?

–Quería cambiar la vida de los campesinos pero no sabía cómo. Esa era mi tremenda pelea. Formaba parte de los grupos de iglesia tercermundista. Monseñor Devoto, el obispo de Goya, nos daba un soporte impresionante. Cuando entré al grupo ya era un movimiento en marcha que trabajaba el método “ver, juzgar, actuar” de los europeos, que a mí me convirtió. Ellos tenían una alegría de ser campesinos, tenían una pertenencia y una dignidad enorme.

Norma tenía 23 años. Era muy flaquita.

–Actuábamos en tres etapas: La primera era el “ver”, el descubrimiento de la realidad, era como volver a mirar lo que mirás todos los días y descubrir todas las cosas nuevas, los porqué. Entonces, cuando vas a mirar una situación, por ejemplo, por qué no vendo el tabaco, por qué el camino está mal, situaciones que ellos sufrían todos los días, empezamos a ver las razones de esas situaciones. En el “juzgar” tratábamos de acercar elementos técnicos de INTA y al mismo tiempo hacíamos un juicio cristiano: “¿Qué dice Cristo de esa situación?”. Esa fue otra pregunta. El tercer paso era la acción. Al principio para nosotros la acción era pintar el camino, la escuela, hacer algo en respuesta a lo que habíamos descubierto. Pero cuando empezamos a descubrir más lejos, esas acciones nos empezaron a quedar muy chicas porque no resolvían nada en la vida de ese pueblo.

Entre mediados y fines de la década del ’60 trabajó en colonias rurales de la provincia de Corrientes. Con los tabacaleros formaron una asociación de plantadores que vigilaba la entrega del tabaco a las empresas para evitar los engaños. En 1969 Norma fue invitada a Centroamérica por el Movimiento Internacional de Juventudes Agrarias.

–¿Cómo fue la experiencia centroamericana?

–Estuve casi dos años entre El Salvador y Guatemala, en parroquias de montaña. Fue una experiencia increíble. Llegué a trabajar con monseñor Romero. La pobreza de El Salvador fue lo más grave que viví por ahí. Me acuerdo que para dormir me tapaba desde los pies hasta la cabeza porque por las noches te pasaban las ratas por encima. Empezábamos a hacer reflexiones sobre cada cosa de la vida. En un momento preguntamos cada cuánto comían carne y ellos se reían. Comían carne cada dos meses. Y empezamos a darnos cuenta de lo que era eso. Esa pobreza profunda fue toda una revelación para mí. Se me agrandó la mirada. Ahí me di cuenta de que era algo que había que encarar a nivel más universal porque estaba toda América así. Yo había hecho estadía en Brasil y Panamá. En todos los países era igual.

Al regresar al país, Norma se integró en los cursos de alfabetización y formación técnica a jóvenes campesinos en General Sarmiento. Y en agosto de 1971 volvió al campo, en los alrededores de Goya, como maestra rural.

–Estuve en la escuela de la estancia más importante de la zona, La Marta, y empecé a ver cosas horribles como que los chicos se comían la goma de borrar del hambre.

Estaba allí la noche en que llegó el Ejército a buscarla el 30 de noviembre de 1971. Eran tiempos de la dictadura de Alejandro Lanusse.

–¿Adónde la llevaron?

–Primero me tuvieron en Goya. Nunca me dieron por detenida. Fue un secuestro. Después me llevaron en avión a Rosario. Todo ese proceso fue muy fuerte para mí. Salí de esa tortura medio muerta físicamente. Perdí la memoria de todo, no me acordaba ni los nombres de las comunidades en las que había trabajado ni los de mis compañeros. Mucho tiempo estuve así. Estuve desaparecida un mes. Eso fue lo que me destruyó físicamente porque fue mucho tiempo. Y sobre todo la tortura psicológica. Tenía que repetir durante días y días los objetivos del movimiento rural, y empezar de nuevo, y de nuevo una y otra vez. “Decimelo otra vez”, me decían y me lo hacían repetir y repetir, para ver si cometía algún error. Creo que llegué a estar muchos días sin dormir. Tenía miedo de que me saquen los nombres de los compañeros. Como ellos tenían mis carpetas, les daba los nombres que estaban ahí.

Las secuelas de la picana en su cuerpo le impidieron años después amamantar a sus hijas.

–La picana es una experiencia que mientras una está fuerte, la puede ir llevando mentalmente. Pero llega un momento en que el dolor en el pecho no se aguanta. En ese momento, la sociedad, la clase revolucionaria, nadie, ni siquiera mis compañeros, sabían de qué se trataba la tortura. Porque uno de los primeros casos fue el mío. Nadie sabía de qué se trataba. Nadie había pasado por la experiencia de estar un mes en tortura, desaparecido.

De la sala de torturas, Norma pasó el 31 de diciembre de 1971 a una celda de castigo de dos metros por uno en una comisaría. Recién ahí le sacaron la venda que cubrió sus ojos todo el mes que estuvo desaparecida. Estaba psicológicamente muy afectada. Pensaba que la iban a matar. Por entonces, su caso era conocido. Había reclamos públicos, protestas de las Ligas Agrarias. El 2 de mayo la revista Primera Plana puso su caso en la tapa. Las presiones sobre el gobierno de Lanusse fueron creciendo. La liberaron el 5 de mayo. Nunca presentaron cargos en su contra.

–Cuando salí fue un alboroto impresionante. Tuve el apoyo de mucha gente. Fueron a esperarme en caravana. Era toda una epopeya. Hasta vino gente del New York Times. Me hicieron misa en una capilla cerca de la casa de mis padres, donde fueron todos los vecinos. Había una multitud. Me tocaban como si yo fuera una santa. Para mí fue un compromiso muy grande eso. Yo que quería meterme en un agujero y descansar como un gusano debajo de una piedra. Estaba mal. Incluso recuerdo que tuve una invitación de Fidel Castro en ese momento para curarme y yo me tuve que haber ido. Y en realidad creo que no me curé nunca de lo que fue la tortura.

–¿Volvió a Goya?

–No. Goya es un pueblo chico. Se planteó la polarización de la gente, los que estaban con el obispo Devoto y los que estaban en contra, yo representaba esta opción. En mi propia familia estaba con problemas internos por mi compromiso. Entonces vine a Buenos Aires porque, a pesar de ese recibimiento, empecé a sentir que yo quemaba a la gente, que no tenía chance de conseguir trabajo. Hasta que conocí a Eduardo, mi compañero desde entonces, y mi vida se enganchó en una especie de pertenencia en lo humano. Eduardo me ayudó muchísimo en la contención.

Del exilio a la 31

Norma y Eduardo se casaron en 1973 y un año después nació Angélica, la mayor de sus cuatro hijos. Se instalaron en La Rioja, donde Norma empezó a trabajar en la Dirección Nacional de Adultos, Dinea. Pero el 30 de diciembre de 1974, bajo la presidencia de Isabel Martínez de Perón, la dejaron cesante.

–De ahí otra vez a quedar en la nada. Ahí empezó la gran incertidumbre en el país, de vivir sin saber qué te iba a pasar, era el tiempo de la Triple A. Como era un gobierno constitucional, todo lo que te hacían era legal, y aparecían tendales de muertos.

Después vendría el golpe militar, y un nuevo paso por Goya.

–Fue una etapa horrible. En Goya no podía llevar a mi hija al jardín porque me decían que tenían miedo. Cada vez que volvía a casa, me decían que se estaba diciendo que nos habían detenido. Entonces nos largamos a venir para Buenos Aires, con todo el seguimiento que nos hacían que era muy indisimulado. Pasamos unos días en casa de unos amigos y el día que vinimos a este departamento nos acostamos y, a las siete de la mañana, vinieron a buscarnos. Fue terrible. Angélica, mi hija, lloraba. Les pedía que me dejaran despedirme. Estaba segura de que no la iba a volver a ver. Nos llevaron a los dos en distintos coches, los Falcon verde famosos. Un vecino que testimonió me contó después que nos habían sacado con la cara tapada con una toalla. Yo ni me di cuenta.

Estuvieron chupados dos días y los largaron, con la advertencia de que se fueran del país. Anduvieron de casa en casa. Pudieron salir hacia Uruguay y de ahí, algunos meses después, cuando consiguieron los documentos, partieron a España en barco. Norma estaba embarazada.

–En esos días sólo deseaba tener un espacio de un metro cuadrado para poner mi maleta y decir éste es mi lugar. No teníamos un lugar donde estar. Ese momento para nosotros fue difícil. Unas monjas nos ayudaron a encontrar una casa en un barrio muy pobre en Madrid. Ocho meses después de llegar, nacieron las mellizas.

Fueron años durísimos. A la Argentina regresaron en 1984, con lo puesto.

–Durante el gobierno de Alfonsín intenté conseguir un cargo como alfabetizadora. Escribí toda mi historia en esa solicitud, pero no hubo para mí un cargo de docente... Hasta que vinieron los peronistas, y en el ’91 tuve un llamado para hacer el trabajo que hago ahora, de responsable de zona u orientadora pedagógica como se llama ahora, en la Villa 31.

–¿Cómo es el proyecto?

–Estamos dentro del Programa de Alfabetización, Educación Básica y Trabajo (Paebyt) del gobierno porteño. Pero tuvimos que armar una asociación civil para poder articular con programas de formación laboral. Tenemos siete grupos formados en el barrio. Somos ocho maestros. Nuestra propuesta es integrar alfabetización y trabajo. Cuando llegamos a la Villa 31, en 1991, la pobreza hacía que la gente no pudiera ni siquiera asistir al centro. Entonces salimos por el barrio con un maestro a inscribir. Anotamos a noventa personas. Pero el día que iban a empezar las clases vino una sola. Después en la semana logramos llegar a tres. Empezamos a ver que nosotros ahí no íbamos a hacer nada si no encarábamos la situación de necesidad que era tremenda. La gente tenía que ir a abrir las puertas de taxis a Retiro, a mendigar o cosas peores.

–Eran los años del menemismo...

–En los ’90 no llegaba ayuda al barrio. No llegaba nada. Después se abrieron los comedores comunitarios. Armamos dos talleres en el ’97, uno de panadería y otro de costura, para acompañar la alfabetización. Pensábamos que no íbamos a convocar a nadie si no teníamos una mínima respuesta laboral. Los gobiernos de Ibarra y Telerman tuvieron propuestas excelentes porque tenían cursos que pagaban a las alumnas. Por ejemplo, convocábamos a las vecinas para cocina, costura, durante seis meses y les pagaban 200 pesos a cada una. Fue genial.

–¿Y qué pasó con la gestión del macrismo?

–Se cortó casi todo. Ese fue un problema. La situación del barrio está en permanente cambio. De la gente que participó al comienzo quedan pocos. Hay mucha movilidad. Siempre hace falta tener una oferta de capacitación laboral. Nosotros tenemos terminalidad de la escuela primaria, con una obligación de cuatro horas. Integramos la costura, tejido, estampado, etc., para aprender ciencias, con las medidas aprenden matemáticas. Hacemos muñequería. Ahora estamos con un proyecto de bolsos que fabricamos para el Ministerio de Educación de la Nación. Son más de cien mujeres.

–¿Por qué la mayoría son mujeres?

–Hay algunos varones. Pero ahora tienen más trabajo fuera de la villa. Hay que reconocer que la situación ha cambiado tanto que ellos pueden elegir, optar. Nuestro grupo se tiene que concentrar en la profundización de la reflexión, de qué queremos para el futuro. Es como un empoderamiento en ciudadanía. En el grupo, el trabajo es asociado. No es lo mismo tejer una remera sola en tu casa que hacerlo en un grupo, donde cada alumna tiene una mirada de corrección fraterna, tiene una evaluación de su trabajo, tiene que aceptar la presencia de los otros y eso va combatiendo el individualismo. Eso es hermoso. El barrio tiene mujeres que se encargan de las madres adolescentes, mujeres que se encargan de los chicos que andan por las calles por las noches drogados, los adolescentes están haciendo cursos de bomberos voluntarios. La situación de los adolescentes en el barrio es tremenda y el riesgo es muy grande. Hay una realidad latinoamericana, cada uno de nuestros barrios o villas es una muestra de este mosaico dramático y también maravilloso que es nuestro continente. Cada zona aporta una manera de ver la vida, de hacer la tarea diaria, de criar a sus hijos, de ser persona digna, y estas mujeres lo llevan como estandarte.

–Macri se ocupó de que se pinten las viviendas de la Villa 31. ¿Qué le parece?

–A mí me encanta ver el barrio de colores. Te alegra la vista. La pena es que empezaron por las paredes en vez de por la construcción de la casa.

Empezamos por el lado de afuera.

Ir al enlace


Leer más...

domingo, 15 de mayo de 2011

El lunes 16 de mayo llega a las librerías CABLES SECRETOS





El lunes 16 de mayo llega a las librerías CABLES SECRETOS


CABLES SECRETOS

Operaciones políticas en la Argentina de los setenta

Marcos Novaro

ISBN:978-987-628-125-6; Págs. 236; Rústica; 22,5 X 15,5 cm; PVP:$59.-




¿De qué hablan los gobernantes cuando el público no los escucha? ¿Qué están pensando cuando siguen un curso de acción u otro? Entre bambalinas, los funcionarios de todos los gobiernos llevan a cabo un trabajo complejo de recolección de información, análisis de la situación, evaluación de alternativas y, finalmente, toma de decisiones, y por regla general es sólo esto último lo que llega a conocimiento de los ciudadanos. No obstante, siempre quedan rastros de esos trabajosos trámites en las sombras. Y, con el paso del tiempo, aunque sea involuntaria y fragmentariamente, salen a luz en la forma de informes reservados, reportes de conversaciones entre funcionarios (y con sus interlocutores externos, funcionarios de otros estados), esbozos de estrategias políticas, etc. Todo eso se vuelca en una inmensa producción escrita, que circula, y que alguien archiva y acumula. Hasta que llega el momento en que, por una decisión expresa, o por una filtración, se da a conocer. Es entonces que el doble fondo de la política queda a la vista. En Cables secretos Marcos Novaro analiza varios episodios particularmente dramáticos de la historia argentina reciente, a la luz de material “desclasificado” que contiene ese tipo de “información reservada” y que procede de distintas fuentes: la diplomacia y los servicios de inteligencia norteamericanos, las juntas militares del Proceso, un ubicuo espía chileno destacado en Buenos Aires, y testimonios directos de algunos de los principales protagonistas. Con este material, revisa las disquisiciones en la embajada de EEUU en Buenos Aires y en el Departamento de Estado ante el golpe de estado de 1976, y las dificultades que tuvieron para adoptar una posición frente al régimen militar y la represión que éste puso en marcha. Analiza los asombrosos, delirantes y muy variados planes políticos que las cúpulas del Proceso y sus intelectuales afines discutieron a partir de 1977, y la razón por la cual el gobierno de Videla aceptó la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 1979, que tendría un resultado fatal para su versión sobre las secuelas de la represión y para la viabilidad de cualquiera de esos proyectos. Por último, sigue el largo proceso de negociación entre Estados Unidos y Argentina en torno al misil Cóndor, hecho de presiones, amenazas y ofertas de colaboración de los más variados alcances, una historia que se abre en el ocaso del Proceso y se cierra más de una década después, durante el gobierno de Carlos Menem. Y ofrece una mirada inédita sobre uno de los episodios más dramáticos de la etapa democrática: el ataque al regimiento de La Tablada en enero de 1989. En cada caso, Marcos Novaro trabaja con documentos hasta ahora total o parcialmente desconocidos, que permiten comprender las ideas, las mentalidades, y también las operaciones políticas tramadas por los protagonistas. El resultado es un libro que invita a cuestionar lo que creemos saber sobre nuestro pasado, que devela costados poco conocidos de los actores y ofrece interpretaciones novedosas sobre lo que hemos vivido y lo que en alguna medida sigue signando nuestro tiempo.

Leer más...

“Los juicios por crímenes de lesa humanidad en la Argentina: Estado de situación, preguntas y desafíos.




Viernes 20 de mayo, entre 16 y 19 hs., en el auditorio del IDES,
Aráoz 2838, Ciudad Autónoma de Buenos Aires


Organiza: Núcleo de Estudios sobre Memoria / IDES


Invitamos a uds. a una reunión abierta e informativa dirigida a investigadores/as, doctorandos/as, becarios/as, y docentes interesados en la situación actual de los juicios por crímenes de lesa humanidad en Argentina.




Participan:


Valeria Barbuto, antropóloga. Directora del Área de Investigación del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). Integra el Proyecto UBACyT “Antropología política y jurídica de las burocracias penales y tutelares”. Investiga en temas de memorias colectivas sobre el terrorismo de Estado, políticas de reparación a las víctimas, procesos de verdad y de justicia sobre graves violaciones a los derechos humanos, y en abordajes de estos problemas desde la perspectiva de género.


Lorena Balardini, licenciada en Sociología, investigadora en el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) como responsable de proyectos y de bases de datos. Asesora académica de la Universidad de Butler (EE.UU) en Argentina. En el marco de sus tareas de investigación, transfirió capacidades en diseño de bases de datos de procesos de justicia transicional en Chile y Perú.


Fernando Aguinaga, licenciado en Periodismo, editor de la Agencia de Noticias NA. Cubre los juicios de lesa humanidad para la Agencia de Noticias France Presse. Fue jefe de noticias del Diario “Sur” y secretario de redacción del “Diario Judicial”.


Alejandra Dandan, periodista de Página/12, autora de “Los Juarez. Terror, corrupción y caudillos en la política argentina” y de “Joe Baxter, del nazismo a la extrema izquierda: la historia secreta de un guerrillero”. Coordinadora de la clínica periodística y editora de la revista “El Teje” del Centro Cultural Rojas.






Los/as esperamos.



Saludos cordiales,




Núcleo de Estudios sobre Memoria /
Instituto de Desarrollo Económico y Social


Coordinación académica: Claudia Feld
Grupo consultor académico: Máximo Badaró, Emilio Crenzel, Elizabeth Jelin, Susana Kaufman, Federico Lorenz, Laura Mombello, Rossana Nofal.



ENTRADA LIBRE Y GRATUITA


Leer más...

miércoles, 11 de mayo de 2011

DIALOGO CON BETTINA MAHLER, DOCTORA EN BIOLOGIA, INVESTIGADORA DEL CONICET




DIALOGO CON BETTINA MAHLER, DOCTORA EN BIOLOGIA, INVESTIGADORA DEL CONICET

El ojo y los pichones en el nido ajeno
Al Jinete Hipotético le encantaría levantar vuelo como un tordo picocorto. Pero no está seguro de querer descender sobre nidos ajenos. Angustiado, decidió consultar con la doctora Bettina Mahler.


Por Leonardo Moledo

–Empecemos como de costumbre, ¿qué hace usted?

–Durante mi doctorado empecé a estudiar diversos aspectos de la ecología y el comportamiento de las aves, y en los últimos años me fui dedicando a usar herramientas moleculares y genéticas para contestar preguntas sobre ese tema. En particular, ahora me estoy dedicando a la conservación de especies de aves utilizando estas herramientas.

–¿Cuáles son las preguntas que intentó contestar?

–Lo primero que estudié fueron las aves parásitas de cría, como por ejemplo los tordos renegridos y los tordos picocorto. Lo que hacen esas especies es poner sus huevos en nidos de otras especies que incuban los huevos y crían a los pichones. Los tordos se independizan y no se hacen cargo para nada. Es muy difícil, como se imaginará, ir siguiendo a los tordos y ver dónde van dejando sus huevos. Lo que nos permitieron las herramientas moleculares es responder a la pregunta de dónde ponen los huevos. El tordo picocorto, por ejemplo: ¿pone los huevos en cualquier nido que ve por ahí o elige alguno en especial por algún motivo? Como es muy difícil seguirlo, lo que pudimos hacer es tomar una muestra de los pichones de tordo de diferentes nidos y ver si esa descendencia pertenecía a una sola hembra o a diversas hembras. Lo que vimos, además, es que tenían preferencia por los nidos de una determinada especie o por especies que compartían algunas características (como, por ejemplo, un tipo de nido similar).

–¿Y la especie parasitada no destruye a ese pichón?

–No. Algunas lo que hacen es reconocer los huevos no propios y sacarlos del nido. Otras especies no discriminan nada y aceptan todo.

–Y si yo pusiera un huevo de plástico en esos nidos, ¿qué pasaría?

–Depende de la coloración. Nosotros a veces usamos huevos de yeso, y los pintamos de un color que imita el huevo del tordo, con algunas manchitas. Si ese mismo huevo lo pintamos de blanco, sí lo rechazan. La forma de rechazo varía de acuerdo con la especie hospedadora. Si es una especie grande, abren el pico, agarran el huevo y lo sacan. Si es una especie chica, no les da la apertura de pico. Entonces lo pinchan para sacarlo. Con los huevos de yeso, por supuesto, no pueden picarlo.

–¿Y qué hacen?

–Depende de qué tan rechazadoras sean. Si ponemos más de uno, puede ser que abandonen el nido.

–¿Cómo se pudo estructurar evolutivamente esa conducta parásita? Parece ser muy adaptativa...

–Hay una hipótesis que sugiere que fue una transición de una especie que construía sus nidos y ponía sus huevos ahí, a especies que utilizan nidos ya construidos. Lo primero que se habría perdido es la capacidad de hacer los nidos, y luego, directamente, se habría perdido la necesidad o la capacidad de incubarlos.

–Y una vez conocida la parte descriptiva, ¿qué es lo que hace?

–La idea es ver cómo afecta este comportamiento a la especie que cría los pichones parásitos. Porque estos pichones compiten con los pichones propios, con lo cual baja el éxito reproductivo de la especie hospedadora. ¿Qué va a pasar entonces? Va a disminuir la cantidad de posibles hospedadores. Y eso, a su vez, disminuiría la capacidad del parásito de reproducirse. Si el parásito, en cambio, parasita varias especies, y una de ellas sufre una declinación, eso no significa que el parásito disminuya su éxito. Eso puede afectar la población de una especie hospedadora.

–¿Hay muchos pájaros que hacen eso?

–No, en realidad es un porcentaje muy bajo de las especies existentes.

–¿Y en general les da resultado?

–Sí. Y como eso puede impactar en la población hospedadora, nos interesaba ver específicamente cuáles son las estrategias que usan esos parásitos.

–¿Y cuáles son?

–Lo que hicimos fue estudiar en Buenos Aires una población de cuatro hospedadores. Tres de ellos construyen nidos abiertos y uno usa cavidades. Las hembras que utilizaban las especies de nidos abiertos eran diferentes a las que usaban las de cavidades. O sea que estaban buscando, al parecer, un tipo de nido particular para parasitar.

–¿Y aparte de eso?

–Mediante la utilización de la genética fuimos investigando otras especies que tuvieran problemas de conservación. Empezamos a trabajar entonces con las especies de pastizal en la provincia de Formosa, y con dos de ellas en particular: el yetapá de collar y el tachurí. Lo que pasó con estas especies es que los pastizales siguieron reduciéndose como ambiente por la expansión de la frontera agrícola y, además, quedaron fragmentados. Lo que se estudia mucho, entonces, es la variabilidad genética que representan las poblaciones que aún quedan en estos parches aislados del ambiente original. Y eso da muchas veces la indicación de cuál es la viabilidad que tienen estas poblaciones para sobrevivir, porque hay una correlación entre la variabilidad genética que presentan y la potencialidad adaptativa de la especie. Al haber una variabilidad genética grande, si llegara a haber un cambio ambiental importante, siempre habrá alguno que se adaptará mejor al ambiente. Cuando hay una reducción poblacional muy grande, hay también una reducción de la variabilidad genética, y eso hace que el potencial adaptativo de la especie disminuya, que se vuelva más vulnerable a todo tipo de cambio. Cuando las poblaciones son pequeñas, además, se corre el riesgo de que haya endogamia y, por lo tanto, que los alelos recesivos se expresen y eso disminuya aún más la población.

–¿Y cómo se puede evitar la endogamia?

–No se puede evitar.

–Pero los primates o los mamíferos tienen sus formas. Por ejemplo, los machos jóvenes se van... En las aves, ¿qué pasa?

–Eso depende de la dispersión. Por lo general, en las aves son las hembras las que se van a otro sitio. Los machos jóvenes son los que quedan. Pero justamente cuando hay parches de ambiente muy aislados, la capacidad de dispersión disminuye.

–¿Y qué pasa con los yetapa y los tachuríes?

–Cuando empezamos a estudiar a los yetapa, nos ocupamos de una población en Formosa y otra en Corrientes. Lo que queríamos comparar era la variabilidad genética presente en las dos poblaciones y si ya están diferenciadas entre sí o si simplemente había migraciones de un lugar a otro.

–Debe haber un umbral de variabilidad genética para determinar si es migración o no, ¿verdad?

–Sí, aunque es muy difícil de cuantificar.

–Un pájaro, ¿tiene conciencia de sí? ¿Puede autoidentificarse? Porque da la sensación de que si tiene que cortejar, si tiene que buscar un nido, tiene que percibir una diferencia entre él y el mundo.

–Qué pregunta difícil. Yo, la verdad, no creo que sepa que él es él.

–¿Y cómo marca un pájaro su territorio?

–Simplemente lo recorre. Yo creo que debe tener claves visuales para reconocer el área.

–¿Pero cómo les avisa a las otras que ése es su territorio?

–No les avisa. Y canta, como diciendo “acá estoy yo”. Pero no tiene ninguna clave como los mamíferos.

lmoledo@yahoo.com

Ir al enlace
Leer más...

viernes, 29 de abril de 2011

Pablo Calvo en Soltando Pájaros‏: Los mendigos y el tirano. Bussi y la emboscada a los vagabundos de Tucumán




El próximo sábado 30 de abril conversaremos con Pablo Calvo sobre su libro Los mendigos y el tirano. Bussi y la emboscada a los vagabundos de Tucumán, editado por Aguilar.
Soltando Pájaros es conducido por Atilio Bleta y se emite por la FM Palermo (94.7 del dial) todos los sábados entre las 9 y las 10 de la ma�ana.

Pueden escucharnos también por Internet, desde el sitio http://www.radiopalermo.com.ar/



 
Leer más...

lunes, 7 de febrero de 2011

ADRIAN PAENZA, UN CIENTIFICO CON MIRADA POLITICA




ADRIAN PAENZA, UN CIENTIFICO CON MIRADA POLITICA

“Hay un cambio social en torno de la ciencia”

 Ir al enlace



Matemático, periodista y docente, Adrián Paenza sostiene que hay un interés inédito por la ciencia en la sociedad argentina. Y en el Gobierno, añade. De eso habla aquí: de ciencia y de política. De la relación que tuvo con Néstor Kirchner, de los científicos que vuelven, del Ministerio de Ciencia, de Macri, Tecnópolis y la derecha.


Por Andrés Osojnik

Sorprende que un reporteado responda “no sé”. O peor aún, “no tengo idea”. Será que el método científico le impide sostener algo que no tiene empíricamente comprobado. O será la sinceridad que lo lleva a evitar las frases de ocasión. Adrián Paenza no tiene respuestas prefabricadas. Habla de sus programas de matemática en la televisión y asegura que no deja de sorprenderse de tanta repercusión. Habla de sus libros y confiesa que nunca creyó en semejante éxito. Habla del momento político actual y dice que no sabía que era kirchnerista, hasta que la realidad se lo demostró... Adrián Paenza habla de su relación con Néstor Kirchner, de Tecnópolis, de Macri, de los medios. De cómo intervino para que llegara al país el programa de entrega de notebooks a los chicos de la secundaria. Y de por qué la ciencia ahora tiene alto rating.

“Hay un evidente cambio social en torno de la ciencia –sostiene–. Si yo hubiera sabido de la repercusión de mi libro, lo hubiera escrito veinte años atrás. Si yo no lo escribí es porque no había receptividad. En aquella época no había en los medios de comunicación periodistas especializados en ciencia. Los diarios levantaban lo que salía en las agencias, no había producción de libros de divulgación de la ciencia como hay ahora, para lo cual tiene que haber un mercado, han aparecido películas, hay canales de televisión dedicados a la ciencia, aparece el Canal Encuentro. Estamos formando parte de un proceso de modificación que no lo sé mirar porque no tengo perspectiva. Pero lo que puedo hacer es ver los datos y describirlos: esto antes no pasaba.”

–¿En esto influye también la tecnología?

–Sí, también hay más medios, Internet, las redes sociales, muchas más maneras de comunicar, la tecnología no permitía hacer lo que se hace ahora. El único cargo que yo tuve en cualquier estamento fue secretario académico del Departamento de Matemática en el año ’83 cuando asumió Alfonsín. En ese momento, las revistas científicas de matemática llegaban al Departamento con dos años de atraso. Es decir que un científico podía estar trabajando en un tema y cuando creía que lo podía publicar ya estaba hecho hace tiempo. Yo estuve en España antes del Mundial del ’84 con quien era el rector de la Universidad Complutense de Madrid. Ellos recibían todos los meses las revistas y le pedí que fotocopiara una vez por mes el índice y lo mandara por correo. Entonces yo lo dejaba en la biblioteca para que los científicos de acá por lo menos pudieran ver los temas que se publicaban.

–Ya tenía entonces la idea de la importancia de la difusión...

–Sí, pero yo no me daba cuenta. Porque todo esto fue una casualidad. Si yo dijera que todo esto fue un plan... no, no fue así. Claudio Martínez me propuso hacer un programa de televisión, y yo le dije, bueno, lo hacemos pero siempre que yo pueda vivir afuera. Yo vengo y grabo los programas. Así nació Científicos Industria Nacional. Empezamos... y hace nueve años que lo estamos haciendo. Diego Golombek hacía de cocinero científico en un programa y cada vez que terminaba un programa yo contaba una historia de matemática. A los dos años me llamó Diego a Chicago y me dijo, escribí todas esas historias y yo te publico un libro. Y le dije, Diego, nadie va a comprar un libro así. Diego me dijo dejá que lo decida yo. Se publicó y de pronto, ¡bum! ¿Quién podía saberlo? La primera edición fueron cuatro mil ejemplares, la primera edición del segundo fueron 40 mil.

–¿A qué atribuye esa repercusión del libro, ese interés masivo por la ciencia?

–No lo sé. Algo está pasando. Nosotros estamos haciendo la cuarta temporada de Alterados por pi, un programa de matemática por televisión... ¿es raro, no? Fuimos a las escuelas a grabar los programas, llegamos con las camionetas y parece que fuéramos una banda de rock... llega la matemática. Hay 400, 500, mil chicos que vienen a escuchar hablar de matemática. Yo estoy tan sorprendido como ellos. Ellos se quieren sacar fotos conmigo y yo me quiero sacar fotos con ellos, porque yo soy el impactado. Algo está pasando, pero no sé qué causó esto. En programas de alto rating yo estuve muchos años, Fútbol de Primera, con Muñoz, con Víctor Hugo... Pero esto es distinto.

–¿Qué es lo distinto?

–Lo distinto es lo inesperable. Es esperable que en el fútbol te vean millones, la televisión impacta mucho. Pero no es esperable que te esperen 700 chicos, los padres, los profesores y que reciban a un grupo de personas que hacen un programa de matemática como si fuera una banda de rock, o como si hubiera llegado Ginóbili. A nosotros nos recibieron en Wilde con un pasacalle...

–¿Este cambio social del que habla tiene que ver también con el momento político que vive el país?

–A mí me dan ganas de decir que sí, porque tengo una gran simpatía por este Gobierno... yo no sabía que era kirchnerista, yo no voté a Néstor. Yo fui a hacer la cola para votar y lo iba a votar a él, pero me dije que no podía votar a alguien que llevaba a Scioli de vicepresidente. Y la voté a Lilita. Una claridad de ideas bárbara la mía... Después se lo dije a él, en la Casa de Gobierno, la primera vez que lo fui a ver.

–¿De qué hablaron aquella vez en la Rosada?

–Cuando lo fui a ver la primera vez me dijo, che, los becarios del Conicet ganan 800 mangos. Le digo, sí. Y me dice es una barbaridad, cómo van a ganar 800 mangos, vamos a ver qué podemos hacer. Esto fue diciembre del 2003, tres meses después, en marzo del 2004, un científico argentino, Gabriel Rabinovich, había publicado en la revista Cell una investigación muy importante. Entonces lo citó a la Casa de Gobierno e invitó a algunos periodistas. Yo fui. Cuando me vio, me dice “che, ¿te dije que iba a hacer algo, no?”. Les habían aumentado de 800 a 1200 pesos a los becarios, el 50 por ciento. Yo conocí a todos los presidentes de la etapa democrática, todos hablaban desde el bronce. Todos conocían lo que era el Conicet, ahora, que todos supieran que el Conicet tenía becarios, ya empiezo a dudar. Que supieran que existía el Conicet, que tenía becarios y que supieran lo que ganaban... desconfío fuertemente. Y que además hicieran algo para cambiarlo, es muy raro.

–¿Por qué un científico quiere volver hoy a la Argentina?

–Un científico vuelve ahora porque hay oportunidades de trabajar y no necesita desarrollarse en un contexto que le resulta extraño. Vuelve porque tiene sus amigos acá. Cuando uno está afuera, lo que le pasa a Obama es folklórico, pero se muere Kirchner y eso impacta mucho. Yo me entero de que se muere Kirchner porque me avisa Ginóbili. Yo había ido a caminar como todos los días temprano y al volver tenía 17 mensajes en el teléfono. Me asusté, dije qué pasó. Y tenía un mensaje de texto, era Manu que me decía ¿viste lo que pasó? Se murió Néstor. El impacto que se produjo en todos los argentinos que vivimos allí fue muy fuerte. Por eso la gente regresa: se están dando las condiciones, está la tendencia de que la ciencia importa. Ahora estamos en la etapa de que hay que traerlos porque los hemos generado no- sotros. El 98 por ciento de lo que publican en revistas científicas en el mundo los argentinos que están trabajando en el país son científicos egresados de universidades nacionales y que trabajan en organismos estatales, en general, el Conicet. Entonces, si la Argentina pudiera traer para acá todo lo que tiene en el exterior...

–¿Hay aceptación en los científicos argentinos en el exterior de lo que se está haciendo aquí?

–No lo sé, pero se sabe que hay un gran respeto por la ciencia ahora. Hay consulta, hay interés. Hay un comité de ética en la Argentina. Me acuerdo, que la Argentina tenía que llevar una posición respecto de qué iba a hacer con las células madre. Rafael Bielsa era el canciller y le pidió al comité de ética del Conicet que le diera una opinión. No era vinculante, pero por lo menos había alguien a quien le importaba. Todo esto está pasando ahora, son muchas pequeñas cosas. Muchas son intangibles, pero antes no pasaban. Yo pensé que no iba a vivir esto y ahora lo vivo. Que se discuta si va a haber un potencial reparto de las ganancias con los trabajadores... Posiblemente no se haga, que esté en la agenda es una señal. La Asignación Universal por Hijo incrementó un 25 por ciento la matrícula de los chicos en los colegios primarios. No tenemos noción de lo que esto significa. Uno puede hacer charlas intelectuales, pero hay que ver que a la gente la están volviendo a la vida.

–Volviendo a la ciencia, el proyecto de Tecnópolis sería un símbolo de este interés político por la ciencia que describe...

–Sí, es un símbolo, pero también marca el engaño de la palabra cuando es vacía de contenido.

–¿A qué se refiere?

–A lo que hizo Macri. Yo deploro a Macri y todo lo que él representa, pero independientemente de eso, él es jefe de Gobierno. Y si el argumento por el cual Tecnópolis no se hizo en la ciudad es porque se va a cortar el tránsito durante tres o cuatro días (ellos dijeron 40), no es serio. Nueva York todos los años recibe en septiembre durante una semana a 155 jefes de Estado, para la Asamblea General de las Naciones Unidas. En los últimos ocho años me tocó estar siete: es un caos. Bueno, pero si quieren tener la sede de las Naciones Unidas ahí, algún precio tienen que pagar. Hay que elegir costo-beneficio. ¿Queremos decir que la ciencia importa, sacarla a la calle y generar los vasos comunicantes con la sociedad? Si se cerraran en la Argentina las escuelas primarias, todo el mundo saldría a la calle porque todo el mundo entiende el valor de salir de analfabeto a alfabeto. Si cerraran las universidades, también habría un lío bárbaro porque los estudiantes saldrían a la calle. Pero la sociedad todavía no tiene en claro por qué importa investigar, todavía esto es una asignatura muy pendiente. Todavía no está claro que la sociedad se va a beneficiar, o se debería beneficiar, en función de lo producido por las universidades. Entonces cuando alguien aborda Tecnópolis así es un metamensaje: me importa un pito.

–Y más allá del tránsito, ¿por qué Macri no permitió Tecnópolis?

–Porque ya tuvieron un problema con los festejos del Bicentenario. Y después muere Kirchner y vuelve a estar la gente en la calle. Hay una tendencia de Macri y en general de los gobiernos conservadores de no querer la ocupación de los espacios públicos por parte de la gente. Las muchedumbres, la gente en la calle es un problema. Y a eso le tienen miedo.

–Antes contaba su primera reunión con Kirchner en la Rosada. ¿Qué motivó aquella reunión?

–Yo a Kirchner me lo encontré justamente cuando se hacía la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2003. Yo a él lo conocía por haberle hecho notas en televisión, pero nunca había estado con él. Yo estaba con unos amigos en Nueva York y me iba al teatro. Iba caminando por la Quinta Avenida rápido porque llegábamos tarde y de pronto lo veo caminando a Ginés González García. Qué hacés Adrián, nos saludamos y le dije te doy un abrazo porque me tengo que ir que empieza el teatro. ¿Pero no viste quién está ahí? ¿Quién está? Miro y estaba Kirchner. Cuando me quiero dar cuenta, estaba él caminando hacia mí. Me saludó y me dice, venite al Consulado. Le digo no puedo, yo estaba vestido con vaquero, le digo tengo entradas para ir al teatro y me dice, dejate de joder, te está invitando el Presidente y vos decís que tenés entradas para ir al teatro. Bueno, le digo, yo voy a ir, pero va a haber 200 personas, yo voy a estar a un costado, contra una pared y ni siquiera me voy a poder acercar a vos. Entonces me preguntó cuándo iba a estar en la Argentina. En noviembre, le contesté. Bueno, venime a ver. Cuando estábamos sentados, me tomó de la mano y me dijo “hablame”. “¿Cómo hablame?” “Sí, hablame.” Escuchame, le contesté, yo voy a salir después de acá, me voy a encontrar con mis amigos, mi familia, me van a decir “¿con quién estuviste?”, “con el Presidente”, “ah, ¿qué te dijo?”, “nada, hablé yo...” El tenía un papelito, me lo mostró, me dijo, mirá lo que me trajo Escribano... Era el papelito donde le presentaba esas famosas condiciones, el ultimátum... A partir de ahí se fue dando una corriente afectiva muy intensa. A mí me gustaba el desenfado, yo hablaba con él como en cualquier charla, no tenía que andar pensando e hilvanando cada frase a ver qué digo, yo hablaba con alguien que pensaba junto conmigo. Yo no sabía que era kirchnerista, me fui haciendo mientras empezaba a valorar las cosas que hizo.

–¿Cómo es su relación con Cristina?

–Cuando Filmus me llamó para hacer la reunión con los científicos en Nueva York, Cristina era candidata, me dijo mirá, ella va a ir a la Asamblea de las Naciones Unidas con Néstor, ¿podés organizar una reunión con los científicos que vos conocés allá?, ella los quiere conocer, hacé la lista vos, de distintas áreas. Yo hago la lista, le dije, te la paso, pero organizalo vos, porque ¿sabés lo que va a pasar con esto? Yo lo organizo, ella va a sacarse una foto y después nunca más le va a importar nada. Bueno, me dijo Daniel, decíselo. Hice la lista, la embajada los invitó. Llegamos al Consulado, estaba Timerman, llegó Cristina y yo le dije, bueno voy a decir que yo no querría que todo esto sólo sea para una oportunidad para que nos saquemos una foto. Y ella dijo, yo no vine a sacarme una foto, yo vine a preguntar. Y empezó: ¿Quién es el que se dedica a agujeros negros?, ¿quién hace los bancos de leche materna?, y así. Era obvio que ella había estudiado lo que hacía cada una de las personas que estaban ahí. Pasa el tiempo y una vez en Buenos Aires me llama Lino Barañao y me dice “acaba de crearse el Ministerio de Ciencia y Tecnología y me propusieron el cargo”. “¿Aceptaste?”, le dije. “Sí. Y me dijo Cristina que te dijera que no era para la foto.”

Leer más...

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Protesta estudiantil contra Berlusconi


RECHAZAN LA REFORMA UNIVERSITARIA

Protesta estudiantil contra Berlusconi

Miles de estudiantes y escolares protestaron en toda Italia contra los planes del gobierno de recortar la partida presupuestaria para educación, que serán sometidos a votación en el Senado. El proyecto de Berlusconi dispone la entrada en el consejo de administración de privados que no provienen del mundo académico, además de recortes por 700 millones de euros en la escuela secundaria. En Palermo, los estudiantes arrojaron piedras la sede de la prefectura, incendiaron contenedores de basura y se enfrentaron con la policía.


Miles de estudiantes se manifiestan contra la reforma universitaria en Italia, que se prevé que apruebe hoy el Senado, en diversas ciudades del país, entre ellas Roma, cuyo "triángulo del poder" -Senado, Cámara de Diputados y presidencia del Gobierno- están blindados por la policía para evitar altercados.

Desde primeras horas, los palacios Madama (sede del Senado), Montecitorio (Cámara de Diputados) y Chigi (presidencia del Gobierno) están fuertemente protegidos por las fuerzas del orden, así como otras plazas del centro histórico de Roma, para impedir que lleguen hasta ellos los manifestantes.

Las autoridades quieren evitar que ocurra como el pasado día 14, cuando las protestas acabaron en una batalla campal entre policías y manifestantes, que se saldó con 41 detenidos y un centenar de heridos, así como con la quema de vehículos policiales y cuantiosos daños en el centro de Roma, especialmente en la plaza del Popolo y la Vía del Corso.

Los estudiantes anunciaron que no tienen previsto violar la "zona roja" para llegar hasta el Senado, donde se debate el proyecto de ley aprobado por el Gobierno del conservador Silvio Berlusconi, pero advirtieron que harán concentraciones "sorpresa".

A primeras horas de la mañana se pusieron en marcha tres manifestaciones de estudiantes en Roma, una de ellas desde la Ciudad Universitaria y otras dos desde otras tantas plazas de la parte sur de la ciudad, alejadas del centro.

Las marchas se celebran en medio de un ambiente de tranquilidad y los participantes cantas consignas contra la ministra de Educación, Mariastella Gelmini, y han anunciado la entrega de una carta al presidente de la República, Giorgio Napolitano, para que no firme la ley.

Al igual que en Roma, miles de estudiantes se manifiestan en Milán, Palermo, Catania, Florencia, Bolonia, Bari, Cagliari, entre otras ciudades, a la vez que la Unión de Estudiantes (UdS) anunció que habían "sellado" con cinta aislante la entrada de un centenar de escuelas privadas. Con esa acción quieren denunciar el "proceso de privatización" de la enseñanza puesto en marcha por los gobiernos italianos en la última década, en detrimento de la enseñanza pública.

La jornada de hoy se vive en Roma en un clima de tensión, después de que el portavoz del partido gubernamental Pueblo de la Libertad (PDL) en el Senado, Maurizio Gasparri, pidiera a los padres que convencieran a sus hijos de permanecer en casa en esta jornada, al considerar que estas manifestaciones "son frecuentadas por asesinos potenciales y hay que evitarlas". También propuso que se llevaran a cabo "arrestos preventivos" para evitar enfrentamientos.


http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-159142-2010-12-22.html


 
Leer más...

viernes, 5 de noviembre de 2010

VIERNES 5 DE NOVIEMBRE. PARO EN BANCO PROVINCIA


La Comisión Gremial Interna del Banco de la Provincia de Buenos Aires (Seccional Buenos Aires) informó que, en el marco de un plan de acción por ingreso de personal, acuerdos paritarios incumplidos y otras reivindicaciones laborales, y luego de varios meses de actitudes dilatorias de las autoridades del Banco y falta de respuesta a los sucesivos reclamos efectuados, ha resuelto juntamente con el Plenario de Delegados de Base una medida de fuerza para mañana Viernes 5 de Noviembre de 7,30 Hs. por turno, sin atención al público.

La entidad gremial explicó que desde el inicio de la gestión de Guillermo Francos, nombrado como presidente de la Institución por el Gobernador Daniel Scioli, se han perdido 1400 puestos de trabajo, sobrecargando las tareas del resto del personal, agudizando las enfermedades psicofísicas de los trabajadores y afectando la correcta atención que tiene que dar a la sociedad un Banco de carácter público. Ello ha generado en las filiales constantes hechos de tensión a veces violentos entre trabajadores y clientes además de afectar la seguridad al acumularse gran cantidad de público en los salones de las casas centrales y sucursales.

Por otro lado, las autoridades del Banco Provincia continúan con la tercerización de sectores que históricamente están a cargo de personal estable del Banco, como la recaudación, la colocación de créditos (microcréditos) o los Talleres Gráficos y de Mantenimiento, destacando en este punto la necesidad de retrotraer 4 despidos en el Call-Center , lo que contradice las posturas gubernamentales y gremiales de erradicar la inestabilidad laboral a través de contratos precarios, luego de los lamentables hechos de público conocimiento con los empleados ferroviarios tercerizados.

La Comisión Gremial denunció también el incumplimiento por parte del BAPRO de la Ley 10592 de la Pcia. de Bs. As. relativa a la incorporación de trabajadores con capacidades diferentes, estando lejos de cumplir con el cupo del 4% , contrastando esta actitud con los requerimiento públicos y habituales del propio Gobernador Scioli que brega por la inclusión de estos trabajadores tan postergados por la sociedad.

La gestión de Guillermo Francos acumula denuncias que son los ejes que motivan este paro, y que desde el 12 de Mayo de 2009 obran en el Expediente 1326989/09 referidas a la constante reducción de personal, tercerización de tareas bancarias e incumplimiento de actas paritarias.

¡¡ INGRESO GENUINO DE PERSONAL YA !!

QUE SE CUMPLA CON LAS ACTAS HOMOLOGADAS EN EL MINISTERIO DE TRABAJO (FALLA DE CAJA EN U$S Y REBAJA SALARIAL)

BASTA DE ACHIQUE Y TERCERIZACIÓN EN AREAS DE SERVICIO

REINCORPORACIÓN DE LOS COMPAÑEROS DESPEDIDOS DEL CALL CENTER.

CUMPLIMIENTO DE LA LEY Nº 10592 DE CAPACIDADES DIFERENTES.

Se invita a visitar la página web www.cgibuenosairesbpba.org, donde podrán obtener información ampliada sobre estos reclamos, denuncias y las luchas realizadas durante los últimos meses en defensa de las condiciones laborales y de jubilación.

Mari Chiconi – Secretaria General

PRENSA CGI-CONTACTOS: 15-68254214 Hernán Drago / 15-45589438 Guillermo Osés / 15-45364970 Pedro Pantuso


http://www.cgibuenosairesbpba.org/spip.php?article713


 
Leer más...

jueves, 4 de noviembre de 2010

ADOLFO RAGGIO CHARLARÁ SOBRE CHARLES DE GAULLE EN "SOLTANDO PÁJAROS"




El próximo sábado 6 de noviembre Adolfo Raggio charlará sobre la figura de Charles De Gaulle.


Soltando Pájaros es conducido por Atilio Bleta y se emite por la FM Palermo (94.7 del dial) todos los sábados entre las 9 y las 10 de la mañana. Pueden escucharnos asimismo por Internet, desde el sitio http://www.radiopalermo.com.ar/


 
Leer más...

miércoles, 20 de octubre de 2010

"EL PARO DEL DÍA DE MAÑANA CONVOCADO POR SUTEBA, SE CONVIERTE EN UNA JORNADA DE LUTO Y DE REPUDIO AL ASESINATO DE UN MILITANTE POPULAR ", AFIRMÓ ROBERTO BARADEL


Hace instantes Roberto Baradel, Secretario General del SUTEBA y la CTA


Provincia de Buenos Aires expresó su más enérgico repudio al accionar
de una patota que nada tiene que ver con el interés de los trabajadores
tercerizados del Ferrocarril Roca que reclamaban legítimamente por sus
derechos.


"Los trabajadores no admitimos este tipo de prácticas y exigimos al gobierno una profunda investigación que individualice a los responsables de esta brutal agresión y que sean juzgados y condenados por la justicia" dijo Baradel.

Por último el titular del SUTEBA manifestó: "volvemos a reiterar en esta oportunidad la urgente necesidad de lograr la libertad y democracia sindical para que los trabajadores puedan asumir la organización sindical que

http://www.suteba.org.ar/el-paro-del-da-de-maana-convocado-por-suteba-se-convierte-en-una-jornada-de-luto-y-de-repudio-al-asesinato-de-un-militante-popular-afirm-roberto-baradel-6163.html

 
Leer más...